18/2/14

Suerte

Me puse las zapatillas por las dudas. El por las dudas se hizo lluvia y me empapé de pies a cabeza. O de cabeza a pies, porque la lluvia – por lo menos por ahora – viene desde arriba.
La lluvia trae suerte me dijo la señora A.
La señora A tiene algo que hace que yo le crea ciegamente. Tal vez, porque directa o indirectamente ella, la señora A, es responsable de mi suerte. Bah, de mi fortuna, más que suerte, de mi sonrisa de cada mañana. La señora A comparte conmigo uno de sus mayores logros. Ese logro, es parte de mi mayor felicidad.
Ella, me contó que cuando era más joven y llovía, se ponía las botas, tomaba un paraguas y salía a caminar bajo el agua.
Entonces, voy a tomar como predicamento que la lluvia trae suerte. Voy a llevarlo conmigo y cada vez que empiece a llover, voy a mirar al cielo y voy a sonreír. Voy a tomar mi paraguas y a ponerme mis botas y a salir sin tanta queja húmeda y ceño fruncido.

Porque además, después de la lluvia, indefectiblemente, en algún momento, siempre sale el sol.

                                                           Llueve

21/1/14

Pies

Mis pies.

Mis pies delgados y pequeños. Mis pies están enamorados. Están enamorados de otros pies. Unos que son más grandes (no tanto) y son más anchos (no tanto).

Ese otro par de pies –por fortuna- está enamorado de mis pies. Ellos se enriedan  por las noches; se acarician mientras ven una película; bailan unos frente a los otros, chocándose y siguiendo el mismo ritmo. 

Son como gemelos enamorados de gemelos.

Están enamorados y eso los hace felices. Andan con paso firme y saben hacia dónde van y a dónde quieren llegar.


Mis pies y los pies con los que se aman, ya comenzaron a caminar el mismo camino.

14/8/13

Compañero

Te queda linda la lluvia, me dijiste, y no dude ni un instante en tomarme de tu mano y saltar el charco. Ese charco que dejó el chaparrón, pero que secó con el aliento de tus palabras en mis oídos.
Se fueron los truenos y se fueron las nubes y el cielo repintó su gris intenso, con pinceladas de un amarillo dorado.
Con tu guitarra en la mano, compusiste el sonido de un viento cálido y con tu mundo al alcance,  me transformaste.

Y yo te digo: Te queda linda la mañana, enredado en mi almohada; te queda hermosa la sonrisa, las ganas de hacer, las ganas de ser; te van los ojos brillantes, que se lucen observando; te combina ese pecho saliente y esa espalda erguida, con la visión infinita y las ideas radiantes.
Sos como el sol. El sol que todo lo inspira, todo lo abriga, todo lo preserva. Sin sol, desaparecen las posibilidades. Y vos, vos sos todas las opciones, sos el sol más luminoso. Sos mi compañero de atardeceres, de horizontes, de cielos anaranjados.

Sos mi ensueño. Y por suerte, siento profundamente, que yo soy el tuyo.


1/7/13

La tranquilidad

Los ojos más hermosos que alguna vez vi.
Floreados y ebrios, abundantes en espirales.
Francos y hondos,  hablan y se desbordan.
El pardo de sus ojos es un río calmo, manso e inspirador.
Pestañas largas y curvas, caminos que llegan a destino y avanzan un poco más.
Visión infinita: sonreímos y subimos juntos.
Mirada que te habla con palabras claras y redundantes.
Su mirada… puente hacia lo sorprendente. Me animo a cruzar.

Los ojos más hermosos que alguna vez vi.
La tranquilidad.
La tranquilidad y el amor, se toman de la mano.


17/5/13

Brillar


Sin presunciones, sin grandilocuencias, sin alardes; estoy volviendo a ir por lo luminoso, por el brillo.

Algo hizo que mi voluntad se nublara y que el opaco de mis huesos, humedeciera toda mi existencia.  Me paseaba, lenta, por mi cuadra y mi reflejo en las vidrieras era difuso.

Así  y todo, no intenté detenerme, todo lo contrario, conecte profundo con mi energía y apunté al sur. Bien al sur. Y ahí me reconocí. En mi territorio, en mi mejor estado. Siendo lo que soy: un ser de flores, plantado en un suelo fecundo, bebiendo gotas frescas y mirando hacia la luz.

Me refugia  un aire novel que entra por mi ventana; me empuja un modo propio que no me permite lo oscuro;  me obliga un día templado que, a pesar del frío invierno, me abarca con todas las ganas.

No canto más por las noches como el grillo, sino que canto amplio, por las mañanas, dejando entrar al sol en mi garganta, que brilla mientras yo trato de ser su más fiel representante en la tierra.



2/5/13

Resurrección


Y sí, al final, no pasa nada. Lo aprendí, tarde, pero lo aprendí.
Además, no paro de repetirlo, como una especie de mantra:

Al final, no pasa nada.

Toda muralla de fábula de literatura fantástica, que uno  monta en su cabeza cuando algo comienza, se puede derrumbar repentinamente.
Claro está que los ladrillos y el polvo, repletan toda la existencia en ese momento.
Pero no le demos crédito en demasía; es un soplo, un momento. Porque la vida se despliega como una sucesión de  varios instantes que se amontonan y compiten entre ellos para destacarse.

Entonces, busco mi canción de amor.
Que no es más que mirarme al espejo y ser congruente con eso que veo.

Alguien me dijo que alguna vez me describí como luminosa: pagada de mi misma que me dicen…
Pero siento que lo que debo haber querido expresar es que busco la luz.

Así es como un día, con justa sabiduría, me di cuenta de que apilando los ladrillos a un costado y sacudiéndome un tanto el polvo, todo vuelve a ser real.

Lo real, lo auténtico, lo sencillo; es lo que vale la pena.
Lo real, lo auténtico, lo sencillo; es lo que yo elijo.



22/3/13

Dispuesta


Llueve como hace mucho que no llovía. Diluvia. Sí, no para.
Miro el agua y entiendo que tengo que cubrirme para encarar la calle.
Pienso en salir igual, un vendaval no me espanta si sé que tengo dónde llegar.
Necesito un paraguas que me proteja. Que quiera abarcar mi aura y lograr que a pesar del gris opresor del horizonte, yo mire hacia arriba y vea un cielo celeste saturado, inmenso.
Necesito unas botas de mil colores, que me lleven como a Dorothy hasta el arco iris.
Necesito también, un impermeable con abrigo, que ponga a mi corazón a resguardo.

Y así puedo estar, adentro o afuera, dispuesta para las olas y para su posterior calma.
Preparada para ir contra todo y enfrentarme a todos.
Alerta para no dejar que lo auténtico pase de largo.

Porque todo tiene solución, todo lo malo acaba. También la tormenta.
El secreto está en no confundir el alero de un edificio, que nos permite no empaparnos o el ruido del televisor, que hace que no escuchemos los truenos; con el cálido y verdadero sol, que entra por la ventana, cuando menospreciando el peso, nos levantamos del sillón y la abrimos de par en par.


5/3/13

Cursi II

Besar tu corazón.
Que mis labios lleguen subterráneos y funcionen de electroshock.
Que la chispa inflamada lo haga reaccionar y conecte directo con tus ojos.
Esos ojos que saben ver lo maravilloso, pero que están atrancados, clausurados.
No ser el cliché que nunca fuimos.
No ir contra lo irreversible, lo invariable, lo contundente. Lo que somos.

Besar tu corazón.
Que todo estalle por el aire.
Y que al final, lo que resta, no importe nada.



4/2/13

La vida es...


Los diez minutos que me desparramo en la cama, después de tomar el café con leche de la mañana.
Que me traiga un vaso con Coca y que nunca olvide ponerle cubitos.
Comer, fumar, curtir, fumar, comer: toda la tarde y en ese orden.
Un pote de bombones helado en la mano y en los pies, sus pies enredados.
Un paseo nocturno por las cuadras inmediatas, con pimienta verde aderezando nuestras sinapsis, para tratar de tomar la luna llena con las manos.
Un rosado bien frío, sobre un piso de damero, esperando que la tormenta llegue y trueque la densidad, por agua en los hombros y aire en los pulmones.
Un cheesecake de oreo que no es igual, pero que se come con cucharita doble.
Desayuno en la mesa y lectura en el sillón; todo ahí y al mismo tiempo.
Los huesos flacos de mis caderas entre sus manos fuertes.
Mi escote sin corpiño y su mirada enamorada.
Mi pelo atado, un delantal en  mi cintura y una tabla para picar cebolla y para que las lágrimas tengan sentido.

La vida es todo eso.

Es lo que te está sucediendo. Y no soy yo, quién primero lo dijo.
Es esto, es ahora.
Es jugar con tu aliento, que infla mis mejillas.


20/9/12

Te encontré y me desperté


Me estiro, me dilato, me ensancho y me despliego;  no me detengo hasta estar tan junto al sol, que puedo mirarlo a los ojos y en primer plano. Estando ahí, alto, dónde tanto puedo ver, me concentro en un mundo chiquitito, uno que me suena familiar y en el que me siento a gusto. Veo un piso alto dónde la luz de la mañana  descansa a sus anchas; observo un refugio rodeado de árboles de moras y guiños animados; presto atención al rock and roll de una mirada que sonríe tímidamente; y distingo un corazón rojo furiosos que, desde mi muñeca izquierda, acompaña la escritura de un nuevo cuento.

Es así, siempre llegan las veredas floridas, el aroma a nomeolvides y el aire mentolado en los pulmones.

Y si todo esto que percibo, está ocurriendo, no me queda más que ser y amanecer a esta encantadora existencia repleta de primavera. 


                                        Canción para esta primavera

21/8/12

Tus ojos


Tus ojos son la cerradura por la que te miro por dentro.  
Me detengo, hago equilibrio, achino los ojos, ajusto mi mirada. 
Tus ojos sonríen y yo me distraigo, sonrío a su par. 
Me esfuerzo y me concentro y te puedo mirar a través de ellos. 
Miro y veo la llegada de la mañana. 
Veo el sol que entra por debajo de mi puerta. 
Veo el movimiento. 
Me acerco para ver más y mejor.
Me encandilo.  
Me tomo de tus pestañas para no caerme en tu interior. 
Te sigo observando. 
Todo es bello allí adentro y todo dibuja en mí un gesto manso, un sentir profundo.  

Cuanto goce; puedo reflejarme yo, ahí, alumbrada y sonriente.

3/7/12

Un hoy


Especulando con el momento oportuno, se me pierden las ideas y recorro lugares con mi mente. Lugares con escaleras y desencuentros, rincones con cigarrillo y yerros, trayectos con paso pesado y farsas. Meditando sobre un futuro sugerido, intento reorganizar mi itinerario carnal. De nada sirve. Claro está que al final, nada pasa. Creo, firme y serena, en que está de más tanto refrito. Para qué generar forzosas sinapsis, si mi mecanismo cardinal siempre fue mi aliento. Sin lugar a ninguna duda, la vida es hoy. Un hoy repleto de gestos amplios y miradas intensas. Un hoy que me advierte que lo que está viniendo, vendrá, y que no va a tardar mucho más que una sensata cantidad de tibios amaneceres.

14/6/12

Estuario


En un estuario, se encontraron un pez de agua dulce y un pez de agua salada. Se miraron, se sonrieron, se conocieron, se besaron, se enamoraron.
Luego de un tiempo, tuvieron hijitos. Muchos pececitos multicolores y agridulces.
A veces, cuando nos damos cuenta de que sólo el amor va a salvar al mundo, la naturaleza nos brinda cuentos bellos y maravillosos como este.

2/2/12

El mismo amor, la misma lluvia

Llueve estridentemente, no es ninguna novedad. Simona maúlla el fin del mundo y escucho chapotear a mis vecinos cuando pasan por el pasillo frente a mi ventanal. En mi cocina hay albahaca fresca y su fragancia irrumpe en el lugar y se mezcla con el olor de la lluvia. Se mojó la alfombra pero no quiero cerrar las ventanas. Me gusta la mixtura de olores y sonidos de los días tormentosos. Pongo Café París a sonar y se complementa de modo perfecto. El viento hace volar mis cortinas rojas de flecos de seda y se parece a una falda de los años 50 que baila acurrucada a su par en el living de mi casa. Me levanto de mi banqueta por un momento y silbo un tramo de la melodía mientras doy medias vueltas y aleteo mis manos. Vuelvo a mi lugar y estornudo fuerte cubriéndome con las manos mi cara y sigo escribiendo. El gato chino que vive en mi repisa bendice la llegada de abundancia y yo creo que es un provocador utópico que alza su pata izquierda en señal de reyerta. Y el cartel de la puerta (rojo también, por supuesto) avisa para no traicionar, de la existencia de una (más que fértil, rudimentaria) poeta que decide escribir, los días de lluvia, cuando quiere confesar sus inclinaciones y sentir el aroma de la mixtura de la lluvia y la albahaca.

28/9/11

Tiempo presente - 3ª persona

S está cantando. S canta como todas las mañanas cuando toma una ducha. S canta camino al trabajo y, repentinamente, suena una bocina que interrumpe el recuerdo de la canción en su cabeza. Su pensamiento se dispara para otro lugar. Comienza a recordar el orden en el que debe entregar los archivos para la impresión de su próximo libro. Piensa en Martina, la protagonista de sus libros y piensa en su sobrina Martina quién inspiró esos cuentos. Mira a ambos lados antes de cruzar la calle y piensa que en días lluviosos como estos, ella debería poder teletransportarse al canal y no caminar las eternas 10 cuadras matutinas que la separan de su casa a la parada del colectivo. Recuerda que en su escritorio la esperan varios proyectos para ser evaluados y que esa tarde comenzará su curso de guión. Ve venir el colectivo 29, estira la mano y logra trabajosamente que el chofer la vea y frene. Sube al colectivo y se sienta en el último asiento. Vuelve a conectarse con su pensamiento y mirando por la ventana piensa que a pesar de la lluvia y del cansancio, está pasando por un increíble momento.

3/9/11

Instinto asesino

De mi rutina diaria ya no forma parte el matutino viaje en subte, como acostumbró ser hace tiempo y por muchos años. Pero sin embargo, ayer viernes, tuve un seminario en la Manzana de la Luces en pleno horario de oficina. Y derepente recordé lo que era subirse a la línea D, por la mañana, en horario pico.

No necesito contarles a quienes me conocen todo lo que habitó en esos escasos 25 minutos en mi cabeza. Toda la vida el subte exalto mis malos pensamientos.

El subte hace nacer en mí, unas horribles ganas de pelear y un oscuro apetito por pegarle a alguien. Despierta mi instinto asesino.

Toda esa buena chica que va por ahí, que es amorosa y sonriente, en el subte no tiene lugar.

Vieron Un día de furia? Bueno, cualquier parecido con la realidad (o con la ficción en este caso), es pura coincidencia.

29/8/11

Cursi

Si, soy cursi, no lo puedo evitar. Creo en el amor.

3/8/11

Mi hoy - Mi de ahora en más

Lloré todo lo que era viable llorar.

Se me vació el ánimo;

Luego, una potencia superadora, una redención, compuso un cambio.

Un encantador presente que avanza sin contenerse.

Ya está, tenía que pasar. Toda vida, en especial toda vida literaria, debe ser contemporánea al drama. Eso aporta inspiración. Tenía que subsistir al desastre para poder ver más allá. Y ahora, ahora que lo maravillosa se apodera de mi existencia, puedo decir que siempre es necesario un poco, pero que ya me redimí.

Hoy afuera hay sol.

Y sólo me esperan cosas buenas.

30/4/11

Plegaria por los que me saben ver

Siento una libertad absoluta.

Siento que estuve mucho tiempo equivocada. Me equivoqué por mucho tiempo pero ahora renazco. Salgo del encierro de mi cabeza, de las vueltas y vueltas sobre lo mismo, de la cárcel mental que me fabriqué (y que me ayudaron a fabricar), para por fin darme cuenta de que la vida está en otra parte y de que cuando nos atrevemos a ser auténticos, y a hacer las cosas lo más bien posibles, la existencia te premia. El boomerang retorna. Regresa con un postic adherido a tu frente que dice: La gente que te conoce, te reconoce. Te da la derecha. Cree en vos y se indigna por todo eso que hay afuera y que no te hace justicia.

Estoy muy satisfecha. Puedo ver y puedo ver bien. Y me pueden ver también a mí indiscutiblemente.

Siempre agradecí tener la capacidad de amar. De amar y de decir. Ahora agradezco tener la capacidad de mostrarme tal cual soy. Y por sobre todo, agradezco la valentía y la voluntad de los que me pueden ver y quieren hacerlo.

Esto es una plegaria kitsch, un poco demodé y fuera de uso.

Ni me importa. Yo, sonrío.

Sonría amplio.



10/4/11

Donde todo empieza y donde todo termina

Mis plantas están otoñando y empiezan a ponerse amarillas. Las hojas cubren toda la extensión del patio que hace las veces de garage de mi bicicleta y refugio del cajón de la alegría. Esa alegría que vi un día casi casualmente y que tuve que traerla a mi casa; no tenía opción.

La casa se volvió a completar de palabras, palabras maravillosas y sutiles.

Hay proyectos, reuniones futuras, concreciones, señales, errores y piedras de incienso quemándose sobre un carboncito que reprime al fuego.

Todo eso reconcilia a este burdel con cortinas rojas y peces voladores con el refugio que siempre es, pero que esporádicamente se llena de humo y confusión.

Estoy bien acá. Acá donde se encuentran mis consecuencias, acá donde se esconden mis miserias debajo de la alfombra, acá donde por fortuna la risa es cotidiana.

Acá donde todo empieza y donde todo termina.

15/2/11

Llamada fallida

Yo: Hola!!!Todo bien?

X: hola. Si.

Yo: Bueno que bueno, encontraste el celular?

X: si, me lo trajo el tipo del taxi.

Yo: Uy!!! Genial!

X: ssi

(Cric cric cric)

Yo: Me llamaste…

X: No, no te llamé.

(Cric cric cric)

Yo: Tenía una llamada perdida de tu teléfono. Me llamaste…

X: No…

Yo:

X: …debe haber sido el tachero…

Yo: (pienso) tierra tragame!!!!!

(…)

La conversación siguió, (no por mucho tiempo, se darán cuenta) pero yo quise morirme desde ese mismísimo instante. Fue una de las conversaciones más incomodas que tuve con un pseudo-saliente por teléfono y el tipo fue lo menos remador del mundo.

En el único momento en el que apenas sonrió, fue en el que le dije: -Bueno, entonces pasale mi número al tachero, tal vez él si quiera salir conmigo...

Además, quisiera declarar a mi favor, que la noche anterior, en la que había perdido su celular, había dormido en mi casaaa!!!

Por supuesto, también habrán vislumbrado que no hubo muchas más salidas…

Con esa energía... como para enamorarse, no???

21/11/10

La confianza ha de darnos la paz (Simón Bolívar)

Estábamos a media noche caminando en campo abierto. Me dijo que cerrara los ojos y me tomó de las dos manos. Me pidió que camine sin abrirlos siquiera un poco, advirtiéndome que él me guiaría, llevándome de las manos. Caminé más o menos diez metros sintiendo solamente sus manos y el suelo. Se detuvo, abrí los ojos. Entonces me dijo:

-Acabás de confiar en mí plenamente. Y me besó en los labios.

Efectivamente, me había sentido bien y había confiado en él en ese momento sin pensar en nada más, y eso, me había gustado.

Luego nos dirigimos a las cabañas. Quiso entrar en la mía y yo no lo dejé. Le sonreí y le besé la palma de su mano izquierda mientras le sujetaba con fuerza la otra mano.

Él me acercó hacia su cuerpo y volvió a besarme en los labios. Me tomó de la cintura, me sonrió y me dijo:

- Dale…

Yo también sonreí. Entré, sola. Me recosté en la cama y pude verme reflejada en el vidrio de la ventana y noté en mi expresión un guiño de satisfacción.

11/11/10

Echando luz sobre algunas cuestiones III

Crece cada día mi reticencia hacia ciertos productos que se imponen entre la gente por causas ajenas a la razón, como por ejemplo: Por qué en cualquier tipo de reunión social, en la que se concurra, solamente te sirven Coca-cola Light??? A quién se le ocurrión que esta podía reemplazar a la regular? La verdadera Coca-cola es la común (o entera como le digo) el resto, que tome agua de la canilla… Es demasiado intolerante de mi parte?

Les conté que estoy muuuy cansada esta semana, que me duele todo el cuerpo por querer hacerme la deportista y pasarme el fin de semana andando en bicicleta??? Y que esto a veces me pone un poco irritable?

Igualmente tengo una buena semana, agotadora pero muy buena. Muchas cosas que se van dando con el decantar del tiempo y mucha buena gente para compartirlo. Eso es bueno, cierto? Muy, muy bueno.

3/11/10

Que maravillosa es la vida, ahora que estás en el mundo

Tengo sobrino nuevo.

Se llama Francisco.

Mi hermana-su madre fue casi mi melliza toda la vida. Es maravilloso tenerla de hermana y es tan maravilloso como eso, que me de sobrinos tan increíblemente bellos por fuera y por dentro.

Me llena de júbilo que la que por muchos años dije ser mi mochilita, sea una madre tan plena y hermosa.

Pequeño Francisco: que la vida te colme de felicidad y asombrosas sonrisas ante lo nuevo de cada día y que la alegría sea tu estandarte siempre. No existe mayor fuerza en el universo como la que aplico al desear por tu entera felicidad.

(Your Song)

25/10/10

Hoy cumplo 35 años

Quiero pedir un deseo, que se cumpla y que se multiplique como los panes.

13/10/10

Mi casa, mi gata: Llenas de vida

Cuando me fui a vivir sola, emancipándome de mis padres no muy niña que digamos, me fui a un departamento muy básico en el Barrio de Palermo. Aunque siempre mis lugares tienen mi estilo, basado en lo amorosa y en los colores, igualmente, sin querer menospreciarlo, era MUY básico.

Pero cuando me mudé a mi actual casa, un PH pequeño pero con 10 m2 más que el departamento anterior y con un pequeño patio, me dio muchas más posibilidades de poner en práctica mis ganas de transformarlo en mi lugar. Y eso para mí significa, además de intentar ponerlo bello llenarlo de vida.

En el transcurso de los un poco más de dos años que llevo viviendo aquí, ese llenarlo de vida pasó por todas las etapas:

-Primero lo abundé de cosas y cositas de colores, con flores y pájaros y lucecitas por todos lados;

-Luego me traje un novio, el cual vino no sólo con sus cosas sino que también con su perra cachorra labradora que lejos de generarme ternura, lograba que nazcan en mi cabeza los peores pensamientos cuando se la pasaba comiéndome las plantas y rompiéndome todo. Justo ahí fue cuando una vecina me regaló a mi primer gato, Oliverio. Olivero era un amor y hacía que yo me sintiera más fuerte en el conflicto de ellos contra nosotros (es decir novio + perra contra yo + gato).

No esa sencilla batalla, sino la incompatibilidad de caracteres, fue el principal causal de mi separación. Y ahí nos quedamos Oliverio y yo en la Casa de las Palabras, sin mucho que decir. Luego, Oliverio resultaba que tenía una enfermedad felina desde antes de que me lo regalaran y en un par de meses también se fue.

Ahora era yo y mi casa y toda la vida que se había ido de ella en tan poco tiempo.

Como mi característica general es reciclarme permanentemente y no permitir que nada me quite la sonrisa por largos períodos, comencé a cambiar los muebles de lugar, a tirar cosas que me podía traer no gratos recuerdos, a poner en mi morada más y más objetos y formas que la llenaran de alegría y que me auxiliaran en la travesía de recuperar mi sitio y poder volver a habitarlo, saciado de buena energía.

Así fue como después de unos meses, pasé por una veterinaria amiga y adopté a mi querida Simona. Es una gata hermosa y salvaje que hace imposible la labor de que yo pueda olvidarme, ni por un instante, de que ella andas por aquí.

Simona ha ocupado todos los lugares. Duerme donde se le canta, incluyendo metiéndose en los estantes del vestidos, dejando así mi ropa repleta de pelos; se recuesta entre las plantas (sin romperlas por suerte), en la biblioteca sobre los libros, debajo de la alfombra del living; juega con sus uñas en una parte de uno de mis sillones que, aunque debo confesar que ya estaba un poco ajado y que necesita hace tiempo una retapizada, me lo ha dejado todo marcado en mayor profundidad.

Se ha adueñado del territorio por completo, definitivamente llenándolos de vida.

Soy feliz con mi gata y con mi casa, no me quejo ni un poco, aunque a veces no se si reír o si llorar cuando llego de la calle y encuentro a Simona revolcándose en el suelo, entre una pila de papeles y facturas por pagar, que yo bien había dejado apilados sobre el televisor o la mesa ratona, antes de salir.

5/10/10

Degustación

N explica y yo aleteo con mis manos y hablo. Hablo y hablo y observo. Miro alrededor y hay más y más palabras.
Tomo un sorbo de ciruela y miles de estrellitas estallan en mi boca. Flotan entre el paladar y la lengua y se amontonan, tocándose con sus puntas y rozando mis papilas gustativas.
Hay variedad, variación. Abundan gustos y formas.

Me acuesto entre mariposas y luces que titilan y me levanto a oscuras y con las ideas arrugadas.
Esta mañana soy mirada nublada y ecos en mi cabeza.
Y me temo que vuelvo a tener pensamientos, teñidos de vino tinto.

1/10/10

Un Taural en la sala, por favor!

No que la vida a veces es por lo menos confusa?

Cierto que no siempre se llega al fondo de las cosas?

Mi amiga C dice que yo tengo una especie de obsesión con la verdad. Con lo indiscutible, con las cosas como son y como deben ser. Como si la realidad tuviera sólo una faceta y ese aspecto siempre debiera ser correcto. Como si uno tuviera la obligación constante de saber y decir las cosas con exactitud todo el tiempo.

Es un esfuerzo muy grande para mí. Una constante obligación conmigo misma de ser legítima todo el tiempo y de no poder tolerar que el resto no lo sea.

Tengo gastritis esta mañana. Es parte de mi autoexigencia y de lo mucho que le requiero al mundo que se porte bien. Que sea bueno y no se descarrile.

Me arde mucho la boca del estómago hoy por mi dolencia, pero a veces se me incendia por otras cuestiones.

Debería relajarme más, no? Tendría que no tomarme todo tan a pecho.

No voy a dejar de buscar que cada momento y cada acción sean lo más logradas posible, pero si no aflojo un poco, algo en mi interior va a estallar. Y no necesariamente mi tubo digestivo!

21/9/10

Maravillosa Primavera!!!

Se que soy reiterativa con el tema, No me importa.

¡NO-ME-IM-POR-TA!

Me gusta ser redundante con las cosas que me generan buena energía.

Insisto: Que felicidad la primavera!!!

La vida siempre es más maravillosa cuando hay sol y flores y perfumes y colores y mucha luz y calorcito.

Sobrante de buena voluntad les propongo:

Esta primavera, bicicleta, pic-nics y sonrisas (de las galletitas y de las otras también). Felicidad en dosis abundantes y un disfrute cada día.

Si si, que así sea.




Y el Bid De Bid De Bop suena en el aire

1/9/10

Nueva Ventana

Asumía que tenía mi blog desertado. Sabía que mi cabeza enteramente achicharrada con excesivas cuestiones no podía generar nada nuevo en este espacio. Pero no me había dado cuenta de que agosto había pasado desapercibido en lo que a mi actividad bloggera atañe.

¿Será por sus 5 lunes, 5 domingos y 5 no sé que, que me llegaron en una de esas cadenas que siempre deleteo sin ver, pero que como mi hermana algo me había comentado miré de reojo?

¿Será por que es el mes representativo del invierno y aunque hubo unos días por lo menos aceptables igual ya lo tengo, en el disco rígido de los meses, en la casilla de correo no deseado?

¿Será porque el spam que se instaló en mi cabeza, mezclando resfrío, gripe y alergias al por mayor, no dejó que mi cerebro desarrolle alguna idea y mantuvo su word totalmente en blanco?

No lo sé, no lo sé.

No sé si tendré respuesta en algún momento o sólo tengo que mandar este mes a papelera de reciclaje, sin vista previa ni nada y esperar que la primavera se inserte en pantalla completa y con control de cambios.

Corto para siempre y quito del portapapeles a este mes de Agosto tan impertinente, sin encabezado ni pie de página en mi querido Beso de Woody.

Copio y pego una sonrisa enorme, esperando que esta ausencia tan larga, no se vuelva a repetir.

24/7/10

Si la vida te da limones...
















Hoy hice limonada
con los limones
que me dio mi limonero.

Sonrisa amplia...

4/7/10

¿Qué te parece?

Si el domingo llueve, te propongo quedarnos en casa tomando mate, mirando por la ventana, escuchando a Dylan, conociéndonos un poco más.

30/6/10

Soluciones mágicas

Ayer decidí congelarte. Puse sal para cicatrizar heridas, agua para ahogar penas y freezer para escarchar hasta la minima posibilidad de un reencuentro.

Hoy, en lugar de sentirme renovada, siento desconsuelo.

Los sortilegios, ¿surten efectos tardíos o enmiendan pero no actúan con retroactividad?

25/6/10

Caminando por la calle yo te vi

Caminando por la calle me encontré tirados unos ojos llenos de amor. Los levanté y me los llevé a casa. Conviví con ellos un tiempo. Era bella la vida vista a través de aquellos ojos. Un día comenzaron a parpadear más de lo habitual. Se enrojecieron como si una impureza hubiese entrado en ello. Traté de remediarlo con un par de anteojos que los protegieran. Luego les puse lentes para ver de lejos. Después probé con los de ver de cerca. Pero la molestia cada vez se hacía más persistente. Estaban irritados y habían perdido la perspectiva.

Una noche cualquiera, también en medio de la calle, me dejaron. Me dijeron que ya no me veían claramente. Que habían decidido mirar para otro lado. Había tráfico y la calle estaba ruidosa. En un abrir y cerrar de ojos, ellos ya no estaban.

No tardé ni un pestañeo en darme cuenta cuán falaz que es el argumento de los que dicen que ojos que no ven, corazón que no siente

(click para escuchar)

21/6/10

Hoy soy libro

El feriado canaliza las energías hacia la cama y complica la disponibilidad horaria. Hoy soy cama desecha que espera no perder el calorcito logrado en una larga noche que duró hasta el mediodía. Hoy creo que mi día será más corto y que la lectura y las películas son la mejor opción de resurrección. Hoy siento que soy un libro y siendo libro me leo y me deshojo entre las sábanas y me cuelgo en mis historias y me releo cuidadosamente. Pienso que el horrible clima que se manifiesta con pancartas y todo ahí afuera, colabora con mi firme decisión de quedarme adentro y ni asomarme a regar las plantas (pobres mis plantas) o a atender al cartero (qué cartero? Nunca viene el cartero, aunque me gustaría). Hoy soy una mala película que dan por cable (ni HBO, ni ningún plus, no pago el paquete extra) o una que me dio mi amiga C, para ver en la computadora porque mi DVD no lee correctamente. Hoy me quedo en casa porque es feriado y porque hace frío y porque mi bicicleta necesita un cambio de llantas que me da fiaca ir a hacer. Parece que mi casa necesita un ajuste, que todo funciona a medias o en modo automático. Y mientras escribo esto, mi gata me muerde los pies descalzos que cuelgan de la banqueta alta y pienso que me voy a hacer de comer para volver a meterme en la cama con un par de pañuelitos de papel que apalean mi alergia de cambio de estación y pienso también que hoy empezó el invierno y que me quedan tres meses de desconsuelo que voy a tener que enfrentar siendo, todas las veces que pueda, nuevamente, libro. O siendo película o manos que hacer manualidades todo el tiempo o un muñeco de michelín de lanas diversas para encarar la calle o una sonrisa con Orbis - Calorama encendido y pies descalzos, esta vez, sobre la alfombra.

15/6/10

Copa Rota

La resaca le gana a la mañana y el dolor de cabeza es extraordinario, fuera de lo común. Siento al mismísimo cerebro pidiendo auxilio dentro de mi cráneo. El delineador de anoche, corrido a las anchas de mis párpados y el flequillo revoloteado, son indicios ineludibles de una mala noche. Conversaciones a la madrugada conmigo misma y con el pasado. Sospecho que la lucidez está perdiendo terreno, para de a poco, ir abriéndole cancha al error. La inspiración, lejos de nacer de la amargura, se esconde por entre las sábanas. Y me doy cuenta, que el vino tinto, tiñó definitivamente mis expectativas. Que hoy en lugar de ser verdes como la esperanza o llenas de luz como la ilusión, son moradas. Moradas como el vino tinto.

13/6/10

Hay un deseo que pido siempre que pasa un tren

Sábado a la noche y miles de Lunáticos: Quiero vivir para repetir otra vez este momento.
Como siempre, como nunca, cantando para disparar contra el olvido.


No puedo seguir siendo una groopie, tendría que tener mayor sentido de la realidad, debería madurar y comportarme como adulta que soy, pero sabés qué? Vivir sin vos es dormir en la estación. Por eso y a pesar del tiempo, Andrés, no puedo dejar de amarte!!!

Y sabés por qué???
Porque yo no te voy a olvidar!!!

(Si, si, estoy hecha una fanática irrecuperable. Acaso el verdadero amor no genera eso siempre???)

9/6/10

Sin pausa pero sin prisa

No se sobrestima la urgencia, acaso?

Es urgente, tiene que ser ya, no puedo esperar ni un segundo, apurate que se agotan, corré que no llegás, apremian las horas, nos come el león, tengo que decidirlo en este instante, terminarlo YA.

No te distraigas con nada en el camino, le dijo su mamá a Caperucita.

Hay que transitar la escolaridad sin repetir y sin soplar, sino estás fuera de lugar; hay que decidir inmediatamente que hacer el resto de tu vida, recibirse a los 24 años, casarse a los 27 y tener hijos antes de los treinta.

No perder el tiempo probando cosas diferentes porque se te pasa el tren.

Hacer un viaje a Europa y recorrer 18 ciudades en 15 días.

Tomar el café rápido aunque esté que pela y pagar antes del último sorbo.

Y mientras tanto qué pasa? No nos estamos perdiendo demasiadas cosas por andar tan urgidos por la vida? No olvidamos de disfrutar de formas y colores circulando tan rápidamente?

No hay como tomarse un rato de una tarde cualquiera para perder el tiempo con alguien con quién la pasas genial…

Lo único que resulta de la urgencia en mí, es mi escritura. Mi necesidad de contar y de decir. Esa es mi urgencia. Comunicarme con el mundo a mi manera, aunque tal vez sea de un modo un poco desmañada y habitualmente, me tome mi tiempo.

Así de sencillo, soy, nada más, lo que ves (pero no te apresures al mirarme, hacelo detalladamente).

8/6/10

PARA VOS

Puente - Gustavo Cerati
Hoy te busque, en la rima que duerme con todas las palabras.  
Si algo calle, es porque entendí todo, menos la distancia.  
Desordene átomos tuyos para hacerte aparecer.  
Un día mas, un día mas.  
Arriba el sol, abajo el reflejo de como estalla mi alma.  
Ya estas aquí. Y el paso que dimos es causa y es efecto.  
Cruza al amor. Yo cruzare los dedos... 
...Y, gracias por venir. ¡Gracias, porvenir!  
Adorable puente se ha creado entre los dos.  
Cruza al amor. Yo cruzare los dedos...  
...Y, gracias por venir. ¡Gracias, porvenir! ¡Gracias, porvenir!
Adorable puente...  Cruza al amor... 
...cruza al amor por el puente.  
Usa al amor... Usa al amor como un puente.

5/6/10

I have the power (aunque te rías de mi inglés)

¿Sabés que creo que habría que hacer en este sábado de otoño para celebrar al sol y combatir al frío?

Comprar papel y lápiz y escribir todo lo que se nos ocurra hasta que se nos acalambre la mano.

Correr lo más rápido posible y tocar el paredón, piedra libre para mí y para todos los compa.

Cantar en la ducha y también cantar transitando la calle.

Salir a buscar alucinaciones nuevas.

Creer en que podemos crear y crear cosas ocurrentes todo el tiempo.

Y, sin dudarlo ni un instante, enamorarnos cada vez que podamos.

2/6/10

Pensamiento vegetariano

No te enrosques tanto. Al final, la vida es como un zuccini.

Dividila en momentos para divertirte en forma de cubos, sazonala y echale pasta encima, luego, con un chorito de aceite de oliva, saboreala con todas las ganas.

31/5/10

Si hubiera sido otra III

El sábado me di cuenta que también, bien podría haber sido una rockstar.


(si hubiera sido otra I y II )

23/5/10

Pensamientos que se tropiezan en mi cabeza

Una linda persona que conocí los otros días me dijo que cómo todo tiempo pasado puede haber sido mejor si, por ejemplo, las mujeres no podían votar. Certero e irrefutable.

Que absurdo no darse cuenta que el ingrediente principal siempre es la alegría.

Estoy escuchando radio. Tom lupo en radio Nacional (ya les conté que me encanta escuchar AM los domingos) dice: estamos intentando que renazca el sol.

Es un domingo nublado, pero mi limonero ya pide que lo coseche. Tiene tres grandes limones que me sonríen al pasar.

Mis pajaritos, que están por toda la casa, revolotean.

Ni pienso atender el teléfono. No quiero más interrupciones.

Oliverio me habla al oído: Todo era amor, Solcito, acordate. Así eras vos, así sos vos.

Me rodea la sincronicidad (simultaneidad de sucesos vinculados por el sentido, según Jung y según mi amigo A). Me están pasando cosas que se relacionan todo el tiempo, un encadenamiento de acontecimientos que estoy disfrutando.

La fabula del Pastorcito mentiroso; Calamaro con su magia en Montevideo (yo gritando: sos un elegido Andrés, si!); mi canción favorita que suena a las 5 de la tarde; conexiones acasuales

La sabiduría está sentada en la silla de hierro del costado de mi cama, sólo tengo que levantarme, sentarme de costado sobre el colchón y escuchar serena y atentamente.

Si me buscan, me van a encontrar cantando.

12/5/10

El ojo que todo lo ve

Había una vez un chico que todo lo veía. Tenía el don del ojo que todo lo ve.

Un día mirando a través de su ojo-lente mágico vio una mancha extraña. Una mancha de mil colores que no podía distinguir que era. Él, que todo lo veía, no alcanzaba a descifrar aquella imagen. Comenzó a preocuparse. La borrosa mancha además tenía movimiento, se movía como si fuera el hermoso diseño interior de un caleidoscopio. Empezó a cree que su don ya no era tal. Que lo había usado tanto, que estaba desapareciendo, se estaba esfumando de su ser.

Entonces, en lugar de desalentarse y seguir con su vida, se propuso recuperarlo.

Salió a la calle y comenzó a tratar de mirar de otra forma. Decidió que iba a usar todos los ojos a su alcance. Se planteó probar con diferentes lentes y objetivos, para recobrar lo perdido. Utilizó todas las herramientas que pudo para mirar distinto y lograr recuperar su habilidad. Después de mucho esfuerzo y búsqueda, se sentó sobre el pasto de una plaza céntrica, volvió a mirar hacia la mancha y ahora sí pudo verla con claridad. Insistió con su mirada para asegurarse el haber rescatado su destreza. Entonces fue cuando descubrió que esta había estado siempre allí, nunca se había ido. Sólo que con los años, debía haber mirado de otra manera.

Y en ese mismo momento, se dio cuenta de que su forma de ver se había modificando con el tiempo y a medida que las cosas sucedían, la técnica y la vocación de mirar no se evaporaban sino que se iban transformando.

Y de pronto, tomó conciencia de que darse cuenta de eso también, era parte de su don.

8/5/10

(Perdón fieles camaradas lectores, pero necesito postear un mensaje personalizado para mi amiga del alma R)

Locaaa de la ramblaaa!!!
Te voy a extrañar!!!

Sé que no estás tan lejos, sé que va a ser genial para vos todo esto (aunque ahora no se entienda bien), sé que me la voy a pasar cruzando el charco de una forma u otra, sé que la vida está buenísima cuando pasan cosas, sé que hay que enamorarse todo el tiempo de todo lo nuevo y sacar lo mejor de ahí, sé, sé y sé.
No por ser sabihonda, sino por haber caminado de la mano por la vida con gente como vos. Fuente de donde siempre se aprende algo y se disfruta mucho más.
Sé que el que seas parte de mi vida para mi es una fiesta!!!

Sé que te voy a extrañar mucho, pero como realmente me falta mucho por saber, sólo quiero decirte que sé profundamente que te adoro!!!

5/5/10

Con lo que me gusta el pollo!!!

Mientras me fumo un pucho pienso y escribo. Choco mi mano con el teclado y se me parte una uña (ufa). Parezco torpe, no suelo serlo. Mi distracción proviene de algún pensamiento que anda dando vueltas dentro de mi cabeza pero que todavía no llego a visualizar (ustedes ya saben que yo visualizo todo).

Resulta que Evo dice que los pollos modernos, a los que se les inyectan hormonas, generan desviaciones en los hombres. Además aclara que estas hormonas también hacen que las niñas más pequeñas tengan busto antes de lo previsto. Asimismo, explica que por culpa de los alimentos transgénicos, los hombres europeos son mayormente calvos.

Entonces: Los yanquis son tirando a gorditos y fofos por tanta comida chatarra. Las nenas (cosa que ya venimos notando hace rato) se pones demasiado buenas desde adolescentes, situación que en mi pubertad no ocurría ya que ni los pollos eran tan malos, ni nos planteábamos en esa época ir al gimnasio, como si lo hacen las generaciones actuales. Los europeos están lejos y encima son todos pelados. Y de los hombres que quedan por acá (no olvidemos que hay uno por cada siete mujeres), los que nos son gays por elección, parece que lo son ahora por culpa de los pollos.

Por lo tanto me pregunto, ¿Qué nos queda entonces a las mujeres latinoamericanas!

¿Conformarnos con “es lo que hay”’, ¿tener hijos con alguna pareja de amigos gays y apalear a la custodia compartida en una especie de ménage à trois progenitista*?, ¿Salir con los pequeñines que buscan experiencia o con los viejos a los que las nenas no les dan cabida? No se, no se. La verdad es que no se me ocurre ninguna solución, más que a partir de ahora, vamos a tener que tomarnos muy a pecho las premisas de que al fin y al cabo, el amor es ciego y de que lo importante es competir…


*licencia literaria propia

23/4/10

23 de abril: Día Internacional del Libro

Fuente: RAE
Libro: del Latín Liber.
Líber: Entre la corteza y la madera del árbol.

Fuente: Yo
¿Puede haber algo más genial que lo que se encuentra entre la corteza y la madera de un árbol? Es la imagen más poética que, sin saberlo, nos podría haber dado el diccionario en un día como hoy.

Además, ¿no les suena a LIBRE?

21/4/10

Aventura gélida

El domingo a la tarde, junto con mi amiga C y tres hermosas niñas pre- adolescentes, viví lo que se podría llamar un simulacro de bombardeo. La tarde comenzó a oscurecerse y el granizo nos alcanzó en mitad de la Panamericana. Con el auto totalmente detenido durante aproximadamente 15 minutos; en medio de la autopista, con autos atrás, adelante, por todos lados; comenzaron a caer intempestivamente cascotes de hielo con una belicidad nunca antes vista por mi. Fue muy loco cómo se sentían los golpes en el techo por dentro. Nuetro parabrisas se astilló por completo y la chapa quedó toda moteada. La niña J lloraba y, en contraposición, la niña V reía, a carcajadas. Cada uno hacía la catársis a su manera y yo, ante la presencia de las menores y a pesar de que soy bastante maricona, debía compartarme como lo supuestamente adulta que soy. Y ni hablar C, que iba al volante y que al otro día tuvo que hacerse cargo de los arreglos.
Al final, Todo bien, pero es una experiencia no recomendable para personas impresionables.

5/4/10

A falta de pan, buenas son las tortas (en especial en otoño)

Y ahora que termino el verano
¿¿¿Qué nos espera a los calordependientes???

Es terrible, yo ya empecé a sufrir por el frío.
¿Estaré exagerando un poco?
Igual, siempre va a ser mejor que sufrir por amor... ¿No?

25/3/10

¿Será?

El otro día iba en el subte y me crucé con una burbuja.
¡En serio! Era una burbuja flotando por el aire. Increíble en el subte, no? A mí también me sorprendió, pero así fue.
Se me ocurrió pensar que podía ser un deseo de algún pasajero. Un deseo que se había materializado en una burbuja para así, poder ir volando a buscar lo que necesitaba para cumplirse.
Un deseo hecho burbuja flotadora.

21/3/10

Argumento de mi goce intelectual

Últimamente, escribo más de lo que leo. Antes era al revés, leía más de lo que escribía. Igual, ambas actividades me gustaría hacerlas en mucha mayor cantidad de la que las hago.

Leer me alucina, participo de otros mundos posibles y navego en historias imaginadas por otros.

Escribir me da paz. Me ayuda a pensar sólo en lo que quiero contar. Navego en mis historias y transformo el mundo con ayuda de la palabra. La palabra justa, la que quiero decir.

19/3/10

Porque amo tanto Uruguay

















Estuve nuevamente en Montevideo.

La quietud, las anécdotas largas, Tranquilo Bar, el río, la Ciudad vieja, los mercados callejeros.

Podría vivir en Montevideo.

Las distancias son más cortas y los tiempos más extendidos, como si las horas tuvieran más minutos. 70 minutos. Horas de 70 minutos.

La Pausa, el ver literario elegido en un primer piso de un edificio antiguo y hermosos que balconea hacia la Ciudad vieja.

Otra vez no me crucé con Galeano. No va a faltar oportunidad.

12/3/10

¿Por dónde se empieza ahora?


¿Y si empezamos por besarnos?

24/2/10

Autopregunta existencial

Mi mundo de fantasías es tan perfecto para ser habitado que a veces me pregunto, ¿tiene algún sentido intentar ser parte de la realidad?

Lo dejo a su criterio.

20/2/10

¿Y si te encuentro?

Mirando el cielo descubrí una bandada de deseos en el aire.
Pensamientos con perfume de lavanda.
Voy a encontrarte en el camino y a pedirte que me ayudes a hallar ladrillos con sabor a menta fresca y a chocolate, faroles con luz verde y canastas repletas de margaritas.
Me voy a poner un delantal hecho de lucecitas y te voy a pedir que llenes todo el espacio con guirnaldas y flecos.
También, que aprietes una manzana con la mano hasta que se deshaga en corazones y descubras que el amor está en todas partes.
En los tachos de basura que rebalsan de historias ajenas, en las antenas que están en las terrazas de los rascacielos que captan señales fluorescentes, en los charcos que se forman en las veredas rotas y guardan la memoria de los caminantes.
Y, en el momento indicado, me vas a ver leyendo un mapa de un lugar desconocido y con mi mochila repleta de puertas y ventanas, de palabras y matices y de ruedas que giran provocando sensaciones.
De ahí en más, me voy a convertir en polvo.
Un polvo destellante que cubra todo el universo de luz y risas.

9/2/10

La verdadera revolución: la belleza

Si revelarse es ir contra lo establecido, propongo la rebeldía.

En el mundo la belleza del alma no es prioridad, por lo tanto, creo que ser un alma bella es ser revolucionario.

Amar sin espera nada, exaltar la propia esencia y actuar consecuentemente.

¡Esa es la verdadera revolución!

(Pizarnik ya nos lo dijo muy claro).

30/1/10

Cosas que te pasan si tenés gata

Mi patio está repleto de mariposas.

Mi gata descubrió que puede saltar alto y llegar a la medianera y así, irse de paseo por ahí. Por lo tanto recién llegué de la calle y no estaba. No está, en este preciso instante. Siempre que se fue, hasta ahora, volvió. Esto me hace pensar que esta vez será igual, por esto mi aparente tranquilidad.

Y mi patio, está repleto de mariposas.

Miro hacia el cielo, buscando en los balcones de mis vecinos a ver si la veo a Simona y ahí es cuando me encuentro con las miles de mariposas naranjas.

Interrumpo está escritura porque suena el teléfono, es mamá, pregunta por la desaparecida y entonces vuelvo a salir y a mirar hacia arriba. Ahí está, asomada por la escalera de servicio de mi vecino (ese que no es muy ameno). La puteo un rato como si me entendiera y salgo al pasillo con un cascabel. Es casi automático, yo hago sonar el cascabel y ella aparece. Siempre.

Mi tranquilidad ya no es aparente, ya es certera.

Y vuelvo a salir a mi patio y sigue repleto de mariposas.

2/1/10

¡Por un 2010...

...repleto de deseos cumplidos!

(Marc Chagall)

La felicidad bien podría tener estos colores...
...es mi deseo para este año.

¿Y el tuyo?

26/12/09

Los imperdibles indoors

Café con leche en el patio a la mañana y si llueve, en la cama.

Radio: Sábado FM, domingo AM.

Lectura de cuentos de Woody (el original) y poesía de Benedetti (entre otros).

Simona luchando con los pompones que cuelgan de la ventana del living. Gata chocha y dependiente cuando estoy en casa.

Flores en el baño.

Coca cola con hielitos.

Películas en 21` (las veo en la computadora)

Amor a cualquier hora.

Ducha tranquila y con tiempo de sobra.

Siesta obligada.

Escritura en cuaderno con espiral.

Cocina casera y creativa (eso significa que pruebo cosas que nunca hice, arriesgándome a resultados inciertos).

Pan con salsa golf BC (otro de mis vicios)

Descansar realmente, no salir de casa ni a sacar la basura por un día y medio por lo menos.

Cambiar lo adornos de lugar (intento todo el tiempo variar las cosas de lugar de mi casa para sentir renovación, eso lo heredé de mi casa materna).

Fumarme un pucho en el sillón, mirando el techo y tratando de hacer formas con el humo (nunca me salen).

Con costurero y mis cajas de dijes, botones y cositas, hago artesanías. Varían según la época.

Hablo un poco por teléfono, siempre que la empresa que me presta el servicio haya querido darme línea ese día (últimamente, un día tengo teléfono y un día no, no sé que onda).

Pienso.

Todo el tiempo pienso. Razono todas las posibilidades de cada una de las situaciones de mi vida (esto a veces es realmente agotador, no debería hacerlo en fin de semana).

Riego las plantas del patio.

Observo cuantos limoncitos está dando mi limonero.

Y sonrío.

Sonrío mucho.

Porque me encanta estar en mi casa, realmente la siento mi resguardo.

Por esto también a veces lloro, porque me amparo en mi territorio.

Pero por suerte, por suerte y porque así lo quiero, fundamentalmente sonrío.

4/12/09

Mi cartera acarrea

Una gran billetera con más fotos y fotitos, estampitas y papelitos que billetes.
Una cigarrera china.
Un bolso repleto de cosas que se pueden necesitar imprevistamente estando fuera de casa (desde costurerito de viaje hasta aspirina y curitas).
Una bolsita con caramelos, siempre.
Llaves.
Muchas llaves. Tengo tres llaveros distintos con llaves de diferentes lugares y muchos dijes colgando.
Dos teléfonos (lamentablemente el trabajo me exige que use un radio/ladrillo insoportable).
Mis lentes de falso carey y mis anteojos para el sol.

Un libreta y una birome para escribir todo lo que se me va ocurriendo o data que recojo por allí.
Un norteño monedero que guarda amuletos, recuerdos y monedas de otros países, no de uso diario, no.
Y siempre algo extra: un libro, una artículo de alguna revista, alguna sección del diario, varios folletos; por ejemplo.

(No es necesario aclarar lo que pesa, NO?).
Un mundo.
Una verdadera caja de Pandora.


2/12/09

Conversación en el baño del trabajo


- Nena, si no sacás lo viejo, no hay lugar para lo nuevo!


(Ellas hablaban de la ropa y de los zapatos, de renovar el placard.

A mí me pareció muy certero, pero para otros ámbitos de la vida…)

6/11/09

Mis licencias libertinas

Los vicios son como bastoncitos que te auxilian en ciertos momentos complejos o que simplemente te acompañan a través de la vida. No deberíamos abusar, pero innegablemente no se puede tampoco prescindir totalmente de ellos. Creo que es una cuestión netamente voluntaria y poco nociva en mi caso y que son escasos los que repito a través del tiempo. Algunos son:

Cigarrillo: trillado pero efectivo. Los míos son muy light, muy finitos y muy largos; “Has recorrido un largo camino muchacha.” Especialmente para ser fumados después de comer; nunca a la mañana.
Hielo: el principal de mis vicios. No puedo dejar de poner hielo en mi vaso de bebida, pero para peor, no puedo dejar de masticarlo. Llegué al extremo de abrir el freezer y que me tiente un hielo (Sí!). Mi amiga R odia ese de mis vicios.
Coca-Cola: brebaje sabrosísimo que aunque sus detractores no paren de contar que con ella podés hasta desoxidar un clavo, a mi me cuesta irme a acostar sin tomarme un vaso grande que, según mi teoría, hasta me quita el dolor de cabeza (eso sí, con mucho hielo). La receta, sólo la tiene unos pocos (sic).
Chocolate: si tiene propiedades antidepresivas o si puede servir de placebo para la falta de actividad sexual no lo sé, pero algo hace que no pase ningún día de mi vida en el que no coma un, aunque sea, pequeño bocado de él. La fortuna me acompaña si cuento que en cantidad me empalaga mucho, por lo tanto no paso del pedacito diario. Preferentemente negro con leche pero no macizo ni con pasas. Con almendras, crocantes o aireado, sí.

No son obscenos, ni deshonrosos, ni degradantes. Son hábitos en mi vida que no puedo cambiar. Pero principalmente creo que no quiero cambiar. El anárquico Spooner ya decía que los vicios son simplemente los errores que un hombre comete en la búsqueda de su propia felicidad, y yo busco a veces mi felicidad también con estas pequeñas prácticas indignas que acompañan mi diario andar. Coincido como con nada con lo que me dijo el otro día mi amigo A sobre que Raúl Landero, en su novela Juegos de la Edad Tardía dice que algún vicio siempre hay que tener, sino, nos moriríamos de imposibilidad de mejoría. Que así sea.

30/10/09

Mayores recuerdos

Encuentro con un ex después de gran cantidad de tiempo.
Yo: (sin ánimo de histeriquear y con la dulzura de los buenos recuerdos)

- ¿Por qué será que de todos los hombres con los que salí, a vos es al que recuerdo con mayor cariño?
Él: (con una sonrisa suave)

- ¿Será porque moría de amor por vos y vos no me dabas bola???


N. de R.:
Él tenía 37 y yo 23. En la era en la que no existían los celulares, mi mamá le atendía el teléfono de casa y le decía:
- Señor, S se está bañando, dice que la llame en un rato…

28/10/09

En cantidad

El domingo cumplí mucho, mucho años.
Mi patio estaba repleto de muchas, muchas flores y plantas.
Vinieron y me llamaron mucho, mucho amigos y personas a las que quiero mucho, mucho.
Tomamos mucho, mucho Medio y Medio (estaba muy rico realmente).
Festejamos muy mucho y la pasamos extremadamente bien.
Estoy muy, muy feliz.



(Mucha, muchísimas gracias a todos)

23/10/09

Un chaparrón no es caída

Llovía. Llovía con una fuerza incalculable. De esas formas en las que el agua no te permiten ver más allá de unos cuantos metros. Yo miraba por mi ventana. El mundo estaba bañado y colapsado. Entonces comencé a seguir con la mirada a un hombre que caminaba por la vereda de enfrente de mi casa. Lo seguí atentamente unos cuantos minutos, porque caminaba bastante pausado; pausado y torpe. En realidad muy pausado si tenemos en cuenta cuánto estaba lloviendo. Llegó hasta la esquina y comenzó a cruzar sin mirar. Un auto blanco avanzaba por allí y su conductor le hizo luces, pero él siguió cruzando. Luego, le tocó bocina ya estando muy cerca. Yo me sobresalté y esgrimí un gemido acompañado de una respiración con murmullo que salió de mi boca. El transeúnte se detuvo repentinamente. Justo antes de pasar por delante del auto que no iba a llegar a frenar. Le pasó tan cerca que le salpicó los pantalones con el charco de agua sucia que se había formado en la bocacalle. En el mismo instante en el que se detuvo, se dio vuelta abruptamente y miró para arriba hacia mi ventana. Me miró casi a los ojos a pesar de la distancia. Me asusté y di un paso hacia atrás. Se quitó la capucha que llevaba puesta, me sonrió con agradecimiento y siguió camino. Entonces, avancé quedando casi pegada al vidrio y lo seguí mirando hasta perderlo de vista por la lluvia. No supe como sucedió, pero acababa de salvarle la vida a un desconocido.

19/10/09

Al pan, pan

¿Dónde estarás mi amor? ¿Quién agiganta el sol? se preguntan los Estelares mientras pasan una temporada en el amor. De acuerdo a las herramientas discursivas que se elijan y al contexto, podría decirse que yo indago sobre lo mismo pero desde una coyuntura diferente.
El sol simplemente necesito que lo agigante el mismísimo verano. Que sea tan pero tan grande que nos invada el calor y la claridad. Que volvamos a complacernos con las musculosas y las cervecitas vespertinas. Que la luz siga estando allí cuando salga de la oficina y camine gustosa hacia mi hogar. Ponerme brillo en los labios y sentirme mucho más linda (siempre en verano creo que todos somos más lindos).
Con respecto al paradero de mi amor, puedo asegurarles que no existe. Ni el paradero ni el amor mismo. Está muy claro que por elección o por decantación todas las cosas suceden. En algún momento pasa que se acaba lo que se tenía que acabar. Que lo que antes ocupaba tanto espacio ahora ni se encuentra, aunque al principio sea un poquito de negación.
Entonces, así estamos bien, con la mirada en el horizonte. Con la actitud que me merezco y con la lucidez que me dio la vida vivida. Porque por suerte si de algo no tengo que arrepentirme es de haber vivido la vida. De haberle puesto toda la energía a todo lo que hice. Y la voluntad y el esfuerzo para que todo salga bien.
¿Y ahora? Ahora con esa misma energía y la misma buena voluntad: a otra cosa mariposa.