26/12/09

Los imperdibles indoors

Café con leche en el patio a la mañana y si llueve, en la cama.

Radio: Sábado FM, domingo AM.

Lectura de cuentos de Woody (el original) y poesía de Benedetti (entre otros).

Simona luchando con los pompones que cuelgan de la ventana del living. Gata chocha y dependiente cuando estoy en casa.

Flores en el baño.

Coca cola con hielitos.

Películas en 21` (las veo en la computadora)

Amor a cualquier hora.

Ducha tranquila y con tiempo de sobra.

Siesta obligada.

Escritura en cuaderno con espiral.

Cocina casera y creativa (eso significa que pruebo cosas que nunca hice, arriesgándome a resultados inciertos).

Pan con salsa golf BC (otro de mis vicios)

Descansar realmente, no salir de casa ni a sacar la basura por un día y medio por lo menos.

Cambiar lo adornos de lugar (intento todo el tiempo variar las cosas de lugar de mi casa para sentir renovación, eso lo heredé de mi casa materna).

Fumarme un pucho en el sillón, mirando el techo y tratando de hacer formas con el humo (nunca me salen).

Con costurero y mis cajas de dijes, botones y cositas, hago artesanías. Varían según la época.

Hablo un poco por teléfono, siempre que la empresa que me presta el servicio haya querido darme línea ese día (últimamente, un día tengo teléfono y un día no, no sé que onda).

Pienso.

Todo el tiempo pienso. Razono todas las posibilidades de cada una de las situaciones de mi vida (esto a veces es realmente agotador, no debería hacerlo en fin de semana).

Riego las plantas del patio.

Observo cuantos limoncitos está dando mi limonero.

Y sonrío.

Sonrío mucho.

Porque me encanta estar en mi casa, realmente la siento mi resguardo.

Por esto también a veces lloro, porque me amparo en mi territorio.

Pero por suerte, por suerte y porque así lo quiero, fundamentalmente sonrío.

4/12/09

Mi cartera acarrea

Una gran billetera con más fotos y fotitos, estampitas y papelitos que billetes.
Una cigarrera china.
Un bolso repleto de cosas que se pueden necesitar imprevistamente estando fuera de casa (desde costurerito de viaje hasta aspirina y curitas).
Una bolsita con caramelos, siempre.
Llaves.
Muchas llaves. Tengo tres llaveros distintos con llaves de diferentes lugares y muchos dijes colgando.
Dos teléfonos (lamentablemente el trabajo me exige que use un radio/ladrillo insoportable).
Mis lentes de falso carey y mis anteojos para el sol.

Un libreta y una birome para escribir todo lo que se me va ocurriendo o data que recojo por allí.
Un norteño monedero que guarda amuletos, recuerdos y monedas de otros países, no de uso diario, no.
Y siempre algo extra: un libro, una artículo de alguna revista, alguna sección del diario, varios folletos; por ejemplo.

(No es necesario aclarar lo que pesa, NO?).
Un mundo.
Una verdadera caja de Pandora.


2/12/09

Conversación en el baño del trabajo


- Nena, si no sacás lo viejo, no hay lugar para lo nuevo!


(Ellas hablaban de la ropa y de los zapatos, de renovar el placard.

A mí me pareció muy certero, pero para otros ámbitos de la vida…)

6/11/09

Mis licencias libertinas

Los vicios son como bastoncitos que te auxilian en ciertos momentos complejos o que simplemente te acompañan a través de la vida. No deberíamos abusar, pero innegablemente no se puede tampoco prescindir totalmente de ellos. Creo que es una cuestión netamente voluntaria y poco nociva en mi caso y que son escasos los que repito a través del tiempo. Algunos son:

Cigarrillo: trillado pero efectivo. Los míos son muy light, muy finitos y muy largos; “Has recorrido un largo camino muchacha.” Especialmente para ser fumados después de comer; nunca a la mañana.
Hielo: el principal de mis vicios. No puedo dejar de poner hielo en mi vaso de bebida, pero para peor, no puedo dejar de masticarlo. Llegué al extremo de abrir el freezer y que me tiente un hielo (Sí!). Mi amiga R odia ese de mis vicios.
Coca-Cola: brebaje sabrosísimo que aunque sus detractores no paren de contar que con ella podés hasta desoxidar un clavo, a mi me cuesta irme a acostar sin tomarme un vaso grande que, según mi teoría, hasta me quita el dolor de cabeza (eso sí, con mucho hielo). La receta, sólo la tiene unos pocos (sic).
Chocolate: si tiene propiedades antidepresivas o si puede servir de placebo para la falta de actividad sexual no lo sé, pero algo hace que no pase ningún día de mi vida en el que no coma un, aunque sea, pequeño bocado de él. La fortuna me acompaña si cuento que en cantidad me empalaga mucho, por lo tanto no paso del pedacito diario. Preferentemente negro con leche pero no macizo ni con pasas. Con almendras, crocantes o aireado, sí.

No son obscenos, ni deshonrosos, ni degradantes. Son hábitos en mi vida que no puedo cambiar. Pero principalmente creo que no quiero cambiar. El anárquico Spooner ya decía que los vicios son simplemente los errores que un hombre comete en la búsqueda de su propia felicidad, y yo busco a veces mi felicidad también con estas pequeñas prácticas indignas que acompañan mi diario andar. Coincido como con nada con lo que me dijo el otro día mi amigo A sobre que Raúl Landero, en su novela Juegos de la Edad Tardía dice que algún vicio siempre hay que tener, sino, nos moriríamos de imposibilidad de mejoría. Que así sea.

30/10/09

Mayores recuerdos

Encuentro con un ex después de gran cantidad de tiempo.
Yo: (sin ánimo de histeriquear y con la dulzura de los buenos recuerdos)

- ¿Por qué será que de todos los hombres con los que salí, a vos es al que recuerdo con mayor cariño?
Él: (con una sonrisa suave)

- ¿Será porque moría de amor por vos y vos no me dabas bola???


N. de R.:
Él tenía 37 y yo 23. En la era en la que no existían los celulares, mi mamá le atendía el teléfono de casa y le decía:
- Señor, S se está bañando, dice que la llame en un rato…

28/10/09

En cantidad

El domingo cumplí mucho, mucho años.
Mi patio estaba repleto de muchas, muchas flores y plantas.
Vinieron y me llamaron mucho, mucho amigos y personas a las que quiero mucho, mucho.
Tomamos mucho, mucho Medio y Medio (estaba muy rico realmente).
Festejamos muy mucho y la pasamos extremadamente bien.
Estoy muy, muy feliz.



(Mucha, muchísimas gracias a todos)

23/10/09

Un chaparrón no es caída

Llovía. Llovía con una fuerza incalculable. De esas formas en las que el agua no te permiten ver más allá de unos cuantos metros. Yo miraba por mi ventana. El mundo estaba bañado y colapsado. Entonces comencé a seguir con la mirada a un hombre que caminaba por la vereda de enfrente de mi casa. Lo seguí atentamente unos cuantos minutos, porque caminaba bastante pausado; pausado y torpe. En realidad muy pausado si tenemos en cuenta cuánto estaba lloviendo. Llegó hasta la esquina y comenzó a cruzar sin mirar. Un auto blanco avanzaba por allí y su conductor le hizo luces, pero él siguió cruzando. Luego, le tocó bocina ya estando muy cerca. Yo me sobresalté y esgrimí un gemido acompañado de una respiración con murmullo que salió de mi boca. El transeúnte se detuvo repentinamente. Justo antes de pasar por delante del auto que no iba a llegar a frenar. Le pasó tan cerca que le salpicó los pantalones con el charco de agua sucia que se había formado en la bocacalle. En el mismo instante en el que se detuvo, se dio vuelta abruptamente y miró para arriba hacia mi ventana. Me miró casi a los ojos a pesar de la distancia. Me asusté y di un paso hacia atrás. Se quitó la capucha que llevaba puesta, me sonrió con agradecimiento y siguió camino. Entonces, avancé quedando casi pegada al vidrio y lo seguí mirando hasta perderlo de vista por la lluvia. No supe como sucedió, pero acababa de salvarle la vida a un desconocido.

19/10/09

Al pan, pan

¿Dónde estarás mi amor? ¿Quién agiganta el sol? se preguntan los Estelares mientras pasan una temporada en el amor. De acuerdo a las herramientas discursivas que se elijan y al contexto, podría decirse que yo indago sobre lo mismo pero desde una coyuntura diferente.
El sol simplemente necesito que lo agigante el mismísimo verano. Que sea tan pero tan grande que nos invada el calor y la claridad. Que volvamos a complacernos con las musculosas y las cervecitas vespertinas. Que la luz siga estando allí cuando salga de la oficina y camine gustosa hacia mi hogar. Ponerme brillo en los labios y sentirme mucho más linda (siempre en verano creo que todos somos más lindos).
Con respecto al paradero de mi amor, puedo asegurarles que no existe. Ni el paradero ni el amor mismo. Está muy claro que por elección o por decantación todas las cosas suceden. En algún momento pasa que se acaba lo que se tenía que acabar. Que lo que antes ocupaba tanto espacio ahora ni se encuentra, aunque al principio sea un poquito de negación.
Entonces, así estamos bien, con la mirada en el horizonte. Con la actitud que me merezco y con la lucidez que me dio la vida vivida. Porque por suerte si de algo no tengo que arrepentirme es de haber vivido la vida. De haberle puesto toda la energía a todo lo que hice. Y la voluntad y el esfuerzo para que todo salga bien.
¿Y ahora? Ahora con esa misma energía y la misma buena voluntad: a otra cosa mariposa.

8/10/09

La suerte, ¿está echada?

Nacer con estrella o nacer estrellada es el gran dilema de la gente en cuanto de la suerte se trata.
El azar, la buena fortuna, el designio, los deseos, la fatalidad, la casualidad, el encadenamiento de sucesos fortuitos, la eventualidad o la contingencia, el destino y la providencia.
Ya mi amiga
la observadora había dejado bien en claro que pisar los desperdicios de los perros por la calle, ni cerca de la suerte está a pesar de los dichos populares.
La vaquita de san Antonio posada en los bellos botones de Violraviol, ¿es síntoma de fortuna? Porque yo estoy convencida de que hay una especie de invasión de aquellas vaquitas últimamente en la ciudad, porque las veo por todas partes. Eso qué significa, ¿que la suerte está más propensa a darse? o ¿que los bichos estos se hicieron la fama y luego se echaron a dormir por allí?
Que de repente se te junten todas las complicaciones en mismo lugar, misma hora y misma fecha, ¿significa que te estás purgando? o ¿que no es una buena semana para jugar a la quiniela?
Los que dicen: desafortunada en el amor, afortunada en el juego, ¿me están tomando el pelo? Porque la realidad es que yo no juego mucho a nada si del azar se trata, pero no me veo ni cerca de ser millonaria por una raspadita o alguna aislada apuesta.
La desventura y el infortunio, ¿dependen de la predisposición nuestra de cada día? Favorable o adversa la suerte es algo que no podemos manejar. No es una mera decisión de nuestras mañana tener buena fortuna ese día, pero eso sí, podemos tratar de hacer las cosas de tal manera como para que ella nos acompañe un poco, ¿no?
Al fin y al cabo, a la suerte hay que ayudarla, che…

Starbucks en CQC

-El capitalismo es así, te hacen elegir entre 100 cafés distintos y vos crees que sos libre.
-Si, que tenés muchas opciones en la vida.

1/10/09

Yo la conozco

Conozco a una señora (la conozco hace tantos años…) que en el suelo de su auto lleva una cartera en desuso, con una billetera dentro con algo de plata en billetes pequeños, digamos en cambio, con fotos recortadas de revistas y alguna estampita repetida. Además lleva, un llavero que ya no le sirve, unos lápices suelo y algún que otro papelito caduco. Siempre sobre el suelo del lado del acompañante. Especula así, con que si en algún momento llegara un ratero, un hombre con malas intenciones, a querer robarle a través de la ventanilla del auto, tal vez parada en algún semáforo de la ciudad, sus pertenencias, no la encuentre desprevenida y le entregue con el mayor de los disimulos la cartera muleto.
Un placebo para el delincuente y una solución para ella.
Excelente.
Creo que no debo aclarar, que esta señora que conozco hace tanto y que quiero tanto, suele tener muchas actitudes que condicen totalmente con esto y tiene tantas otras teorías correspondientes también.
Me resultó increíble y sumamente creativo de su parte, lloré de la risa cuando lo supe y tenía la necesidad de compartirlo con quienes lo quieran leer.

30/9/09

¿Crees en la inspiración o en la constancia?

- En la constancia. Pero cuando llega la inspiración te das cuenta de que la constancia es una verdadera mierda. Lo que hay que hacer es provocar la inspiración y para hacerlo, hay que ser constante.


(Entrevista a Roberto Bolaños)

23/9/09

Insomnio que me hiciste mal y sin embargo te quiero

Trasnoches con ojos de par en par. Inquietud con luna llena y expectativas estrelladas. Perspectivas poco claras de una noche sin sueño y sin mordisquito de alplax (lo que me recomienda mi madre cuando no puedo dormir). Sin sueño pero con búsqueda del mismo. Es peor, cuanto más pensas que querés dormir, más se despierta tu cerebro. Pero no logra una clara sinapsis, no. Todo lo contrario, la comunicación entre neuronas se nubla en la oscuridad, se cuelan entre medio de ellas, pensamientos que se retuercen en la noche, pero que te conquistan. Que logran que te vayas tras de ellos sin inferir que están fuera de lugar. Como si el flautista de Hamelín entrara en tu cabeza y guiara tus pensamientos hacia el río más cercano. El más profundo y agitado río donde ellos, caen en un vacío interminable. En un vacío donde es imposible encontrar respuestas. En una noche más de vela, de vigilia. Ni el vaso de leche tibia ni la enumeración ovina sirven. Aunque no siempre son malos pensamientos. En el inventario de mis noches de insomnio puedo ver: un príncipe azul (lugar común si los hay) que me rescata del tedio de los días amándome y comprometiéndose conmigo hasta el fin de la felicidad terrena; un avión llegando a un sin número de destinos con ningún tipo de criterio en común, pudiendo ser playas, ciudades o bares del mundo; un solero floreado en azul, verde y rojo, que me llena de verano el espíritu y que me queda como si en algún otra vida hubiera sido reina de la fiesta de la manzana acaramelado o condesa de cipolletti; un ventanal que abro cada amanecer y que mira hacia un extraordinario jardín saciado de flores multiaroma con una hamaca paraguaya colgada de mi nueva pérgola, en mi nueva casa con vidrio repartido de mil colores; una novela terminada con interminables personajes que disfruto releyendo y que mi gente no puede esperar que llegue a las librerías para saber en que acaba la historia de Alfonso y Serena. Desvelo insolente y atrevido. No permitas que crea que todo esto es parte de un sueño que no llega. Todo lo contrario, cuando me duerma, descanse y renueve mis energías, voy a despertar con el arrojo necesario para fundar mi nuevo mundo.

22/9/09

Te esperaba desesperadamente


Esta primavera espero todo esto.
Días con sol resplandeciente y noche estrelladas de lunas claras; copos de algodón endulzando los domingos; flores de todos los tamaños y de todos los colores por todas, todas partes; ta-te-ti suerte para mí (y para todos); corazones rojos, bien maduros y jugosos; y muchas sonrisas en la cara, siempre en solero o minifalda.
Gracias por llegar primavera y no te vayas nunca!!!

18/9/09

Hoy me siento lluviosa

¿Seré muy influenciable?

17/9/09

Mi eterna letra chica

Los viernes por la mañana tomo clases de canto. Mi profesora, cree que soy dentro de su alumna, la que le hace las preguntas más anormales. No soy extremadamente extrovertida con ella, porque sí soy pudorosa, porque creo que no canto bien y eso me retrae ante alguien que si lo hace. Pero me sale plantearle mis teorías cuando ella me dice algo. Lo hago casi sin querer, por esa manía que tengo de tener teorías, que ya dije que debía abandonar. Luego de mi pregunta sobre la papada (ver post: Pregunta idiota), siguieron otras más.
Me dijo que tenía que hacer ejercicios con un globo desinflado, para lo que le contesté, que eso traía dolor de oídos.

Ahí fue su primera sorpresa.
Luego me indicó que haga otros, soplando con un sorbete dentro de un vaso con agua. Mi comentario fue que yo no solía usar sorbetes, porque creo que te llena la panza de aire, que igual con eso no había problemas, ya que era soplar y no aspirar.

Sorpresa nuevamente.
Volvió a repetirme, que nunca nadie le había planteado teorías tan extrañas.

No soy tan insoportable como parece, ni mucho menos tan quejosa, sólo es que tengo demasiada letra chica.

8/9/09

Rabia

Muchos ya saben de la desaparición física de mi gato Oliverio (y no exactamente porque se haya ido por la ventana). A partir de esta circunstancia, trato de conseguir otra mascota que habite mi morada. Tal vez sea una cuestión de llenar huecos (esos que últimamente son cada vez más numerosos), pero a mi me gustaba tener a mi gato y ahora voy por otro. Pero como para tener otro gato debo esperar un mes, según recomendación de la veterinaria, se me había puesto que tenía que conseguir un perro. No cualquier perro, sino uno que sea más adaptable a mi vida de horarios tardíos, fines de semana sin rutinas ni programaciones e idas y vueltas. Sí, quiero un Maltés mini. No soy Su Giménez, no me le parezco en nada ni llevo su tipo de vida. Tampoco tengo perfil modelo que lleva su perro en una cartera L.V. a todas partes. Pero un perrito chiquitito, trae muchas menos dificultades que uno GRANDE. Mi hermana mayor, atenta a mis necesidades caninas, me llamó el viernes a la oficina para decirme que había uno de eso perro de los que yo quería, publicado en una página donde ofrecen animales en adopción. Inmediatamente llamé para hablar con su dueña y quedé en que volvíamos a conversar el sábado para arreglar la entrega. El sábado llamé a la mañana, no atendían. Llamé a la hora, no atendían. Llamé al mediodía, la señora no estaba y sus hijas no tenían idea de nada. Así sucesivamente, llamé varias veces, de acuerdo a las indicaciones de quien me atendiera en cada oportunidad. Por supuesto que ya se habrán dado cuenta de que en la última de mis llamadas, una de las niñas (nunca la señora, no se hizo ni cargo) me dijo que ya lo habían dado y yo me quedé sin perro. Todavía no termino de entender que fue exactamente lo que pasó y mucho menos porqué me bicicletearon tanto. No me conocían, no tenían que darme explicaciones, podían decirme que no y punto.
Pero mi mayor rabia con todo esto es en el momento en que la gente pretende (con toda la buena intención del mundo) pseudoconsolarte y te dice: Y bueno, no tenía que ser…
¿QUÉ CLASE DE CONSUELO ES ESE? ¿Cómo no tenía que ser? ¿Por qué? Realmente no me banco el no tenía que ser.

¿Muy intolerante lo mío?

4/9/09

Pregunta idiota

Esta mañana le pregunté a mi profesora de canto si hacer lo ejercicios que me hace hacer y el cantar tanto, me podían sacar papada.

Sinapsis matutina nula.

3/9/09

Proyecto primavera: Estación esperanza

Quiero mi plan B.
Mi otra alternativa. Opciones varias. Expectativas también.
Una mirada nueva sobre las cosas.
Novatas posibilidades.

Peripecias emergentes y hechos que florezcan favorablemente.
Providencia y buena estrella.
Un certero y claro amanecer.
Una vuelta de página.
Y un duradero y renovado te quiero.

31/8/09

Se oyó a un mortal preguntar de qué color debería ser la vida

Seguramente debería ser amarilla-anaranjada, respondió alguien mientras lo miraba fijo a los ojos. Amarilla-anaranjada como cuando el sol comienza a desperezarse por la mañana y rellena cada hueco oscuro con luz y estira sus brazos-rayos hasta tocar cada semilla que despierta y el calor se apoya sobre los hombros de cada chica en musculosa que sonríe y en las manos de cada chico que intenta tomar con ellas un poco más de vida y de música.
Probablemente debería ser roja, dijo un hombre que pasaba por allí. Rojo como en el mismísimo instante en el que una nena vestida de margaritas abre su boca para morder un bocado de esa manzana que está hecha de palabras nuevas y de letras que se leen de atrás para adelante y de adelante para atrás con la misma ilusión con la que se mira un rojo atardecer.
Innegablemente debería ser color azul, exclamó la señora del sombrero con plumas. Azul como los sueños que sueñan formas grandes, tan grandes como la extensión del cielo. Sueños azules como la frazada Pallete repleta de agujeritos con la que me cubría en las noches de primavera mientras miraba y contaba las estrellas.
Factiblemente debería ser violeta, aseguró Don esquina. Si, si, violeta con mucho rojo y mucho azul bien mezclados. Violeta como el jopo enrulado que cae sobre el ojo izquierdo de mi doña cuando con media sonrisa mira sus pies para empezar a bailar un vals conmigo en el club del barrio.

En aquel momento interrumpí y dije: simplemente yo creo que la vida debería ser multicolor. Multicolor como el arco iris que se forma con el sol apenas se acaba la lluvia. Coloreada como las estrellitas que se encienden en navidad y que anuncian un cambio. Variopinta como el mapamundi que te enseña que allá afuera hay un mundo, un mundo colmado de colores. De flores de colores, de calles de colores. De paredes, ventanas, sillas, guitarras, fotos, canciones, almohadas, ideas, juegos, todo de millones de colores. Entonces, si me permiten elegir lo voy a hacer. Prefiero el multicolor.
ELIJO UNA VIDA MULTICOLOR.


Chau, me voy a vivirla.

26/8/09

Extraordinario Julio

Maravillosas ocupaciones

Qué maravillosa ocupación cortarle la pata a una araña, ponerla en un sobre, escribir Señor Ministro de Relaciones Exteriores, agregar la dirección, bajar a saltos la escalera, despachar la carta en el correo de la esquina. Qué maravillosa ocupación ir andando por el bulevar Arago contando los árboles, y cada cinco castaños detenerse un momento sobre un solo pie y esperar que alguien mire, y entonces soltar un grito seco y breve, girar como una peonza, con los brazos bien abiertos, idéntico al ave cakuy que se duele en los árboles del norte argentino. Qué maravillosa ocupación entrar en un café y pedir azúcar, otra vez azúcar, tres o cuatro veces azúcar, e ir formando un montón en el centro de la mesa, mientras crece la ira en los mostradores y debajo de los delantales blancos, y exactamente en medio del montón de azúcar escupir suavemente, y seguir el descenso del pequeño glaciar de saliva, oír el ruido de piedras rotas que lo acompaña y que nace en las gargantas contraídas de cinco parroquianos y del patrón, hombre honesto a sus horas. Qué maravillosa ocupación tomar el ómnibus, bajarse delante del Ministerio, abrirse paso a golpes de sobres con sellos, dejar atrás al último secretario y entrar, firme y serio, en el gran despacho de espejos, exactamente en el momento en que un ujier vestido de azul entrega al Ministro una carta, y verlo abrir el sobre con una plegadera de origen histórico, meter dos dedos delicados y retirar la pata de araña, quedarse mirándola, y entonces imitar el zumbido de una mosca y ver cómo el Ministro palidece, quiere tirar la pata pero no puede, está atrapado por la pata, y darle la espalda y salir, silbando, anunciando en los pasillos la renuncia del Ministro, y saber que al día siguiente entrarán las tropas enemigas y todo se irá al diablo y será un jueves de un mes impar de un año bisiesto.

J.C.

24/8/09

Re - cuerdos Vs. Con (o) cimientos

Si del saber se trata, difícil es llegar a conclusiones. La memoria nos juega malas pasadas y no siempre recordamos todo lo que abarca nuestra pequeña cabeza.
Cuando sabés algo, pero pasa un tiempo y te lo olvidás, ¿lo seguís sabiendo?
A ver, el recuerdo se sostiene de un conocimiento. Si yo recuerdo algo, es porque lo sé. Porque lo aprendí en algún momento. Porque pasé por esa situación o leí eso de lo que hablamos o alguien me lo enseñó.
Ahora, si en alguna circunstancia me hablan de aquello y yo no lo recuerdo, ¿ya no lo sé? o simplemente es un proceso interno de mi cabeza que no permite que yo vea algo que sé, que está ahí, pero que no puede salir a la luz… Si después de muchas pistas por fin recuerdo, ¿lo sabía? En el lapso en que no lo recordaba, ¿igual estaba al tanto o lo ignoraba? Si a pesar de los muchos indicios no logro recordarlo, ¿ya no lo sé más? Es un conocimiento que supe, pero que ya no existe?
Si alguien tiene la respuesta, dénmela a conocer. Y por favor, asegúrense de que la recuerde.

Maravilloso Jorge Luis

Todos los años en este día, busco para leer y, si es posible, para leerle a otros, algo de Borges.
Se que muchos lo consideran un viejo gorila, un aristócrata recalcitrante, un señor complicado y retorcido que escribía para ahuyentar sus fantasmas y ensalzar su ego y sólo le interesaba un público lector de elite.
Todo esto no le quita su genialidad.
Aprendí a leer a Borges en profundidad en la Universidad, a partir de estudiarlo y analizarlo a fondo.
Es hermoso para mí.
Me resulta perfecto lo que escribió y cómo lo escribió.
Y hoy, nuevamente un 24 de agosto, leo y comparto esto:


La suma
Ante la cal de una pared que nada
nos veda imaginar como infinita
un hombre se ha sentado y premedita
trazar con rigurosa pincelada
en la blanca pared el mundo entero:
puertas, balanzas, tártaros, jacintos,
ángeles, bibliotecas, laberintos,
anclas, Uxmal, el infinito, el cero.
Puebla de formas la pared. La suerte,
que de curiosos dones no es avara,
le permite dar fin a su porfía.
En el preciso instante de la muerte
descubre que esa vasta algarabía
de líneas es la imagen de su cara.


Maravilloso, maravilloso, maravilloso.

18/8/09

Viernes de frustraciones, martes de promesas

Salí de la oficina temprano, mi jefe se había ido para no volver. Feliz, porque además hacía un calor bárbaro y yo ya me siento de veranito. Caminé con mi amiga J por Florida y entramos a varios negocios. Yo estaba muy entusiasmada con llegar a la Av. Córdoba, tomar hacia la izquierda y encontrarme en la Alianza francesa con el Festival de la revista Llegás. Había varias cosas para hacer y lo que más me motivaba era verlo cantar a Gabo Ferro. J no podía venir conmigo, por lo tanto nos separamos en la esquina de las Galerías. Como estaba con tiempo, pasé a saludar, por su nuevo trabajo, a un amigo que no veía hace mucho tiempo. Para mi desconcierto y mi tristeza, no fui muy bien recibida. Por supuesto que muy sutilmente, pero para perceptiva nadie me gana. Con esa amarga sensación, me dirigí para la Alianza, confiada de que el festival cambiaría mi ánimo (ese que viene en picada hace un par de semanas). Pero no, algo peor me estaba esperando. Un señor muy muy alto, que vestía un traje muy corpulento y musculoso de tez morena, me paró y me dijo que si no había buscado mi entrada por anticipado, no podía entrar. No hubo cara de angustia que le valiera un renunciamiento. No entré, obvio. Di media vuelta y entre las veredas rotas de Córdoba y mi tristeza, no hacíamos una. Al llegar a Florida nuevamente, cometí el error de llamar a mi ex, práctica que suelo hacer cuando estoy de bajón y que casi nunca, me trae los resultados esperados. Es decir, buenos resultados. Así las cosas, me tomé el subte llorando, como en las viejas épocas, y me sentí infeliz y repetitiva.
¡No quiero repetir viejas malas mañas de tiempos pasados, no! El viernes que viene, prometo no llamar a nadie…

14/8/09

Mirame, mirame, mirame II

No me mires más.
Porque cuando lo haces,
siento que tu mirada atraviesa mi corazón.
Y eso arde.
Mucho.

13/8/09

Lo importante es competir

Di vuelta a la esquina acelerando el paso para alcanzarte. Al girar me di cuenta que no estabas, que nunca habías estado ahí, dando la vuelta. Volví sobre mis pasos y sentándome en el escalón de la puerta de la panadería, saqué libretita y birome de mi cartera. Me puse a escribir. Escribí palabras sueltas, desordenadas. Nada tenían que ver unas con otras. Apoyé la birome en el piso y me eché contra el vidrio sin dejar de mirar nunca las palabras escritas. Comenzaron a moverse. A bailar sobre la página. Se fueron acomodando en hilera hasta formar oraciones. Oraciones que luego fueron un párrafo. Y, en un instante, pude leer:

El amor no está a la vuelta de la esquina. Al amor cuenta encontrarlo. Es trabajoso descubrirlo y casi desesperante mantenerlo. Es exigente y a veces caprichoso. Es así. El amor no se deja fácilmente. No crea falsan expectativas ni te está pidiendo cosas inhumanas a cambio todo el tiempo. El amor está, existe. Lo que es difícil es darse cuenta dónde.

Guardé el anotador en mi cartera. Caminé los metros que me alejaban de la puerta del edificio dónde vivo. Entré en casa. Enchufé las lucecitas de colores y me puse a cambiar de lugar algunos de los móviles y de las guirnaldas que tengo. Puse música y me recosté en mi sillón viejo y setentoso. Miré el cielo raso y lo vi azul, como si pudiera ver más allá. Se llenó de estrellas luminosas y ese fue el momento en el que comprendí todo.
Sonreí con insolencia y me prendí un pucho…

Pucha, che!!!

Laburo todo el día para poder dejar mi eskabe en piloto, carajo!!!

(Y me dicen que por eso soy una derrochona...)

10/8/09

Complejo de hipo

Esperando la primavera, el invierno nos encontró en la esquina de Rosetti y El Cano durmiendo La Siesta.
Entre la multiétnia del lugar, la persona que más sabía sobre Colombia no era casualmente el colombiano, sino mi amiga M. Ella es el Larousse sobre Colombia (porque allí, no sólo te abren la puerta, también te la cierran).
Después de varias, varias Postales, partimos para el Bar en el que el secreto de su éxito es un canto a mil voces que nadie de los que te lo dicen, lo cantó. Algo así como la comercialización de ciertas sustancias non santas, pero níveas y angelicales.
Me encontré con el rey del Heavy Metal que con su gran sonrisa me hizo acordar de otras épocas, de esas en las que C y yo nos moríamos de la risa enganchadas en cualquier tipo de plan.
E no pudo contener sus espasmos involuntarios del diafragma y se acomplejó hípicamente (hípico de ella).

Fue una noche fría pero variada y animada; y de aprendizaje. Estoy tratando de aprender a pasar por todo esto con la mayor de las sonrisas y por eso, nunca dejo de esperar que llegue la primavera.

6/8/09

Aseveración

¿Habrá posibilidad de afirmar que el baño de mi lugar de trabajo es el territorio más frío del planeta?

31/7/09

Primavera te estoy llamando, ¿No me oís?

Me levanto con apetito. Tomo café con leche con pan y manteca. Levanto los pies hasta el asiento de la banqueta y me apoyo contra la pared. Pienso que ya le dimos tiempo. Que se quedó demasiado y que su turno debería concluir. La oportunidad se la dimos y bastante la aprovechó. Ahora ya está. Suficiente frío tuvimos. Ya es hora de que el invierno hiberne. Que se esconda y que no vuelva hasta dentro de varios, varios meses.
Me voy a bañar. Canto fuerte en la ducha e intento regar las fresias que viven en mi garganta.
Me armo un cigarrillo con los pétalos de una margarita y sólo fumo las pitadas de los me quiere mucho…
Oliverio, mi gato, me mira y me hace muecas con sus bigotes.
Intento descifrar un cuento escrito en otro idioma y sólo puedo leer corazones. Corazones en cuantiosas tonalidades. Debe ser en francés, porque el francés es romántico y tiene brisa del Mediterráneo y forma de corazón.
Miro mi espalda desnuda en el espejo y noto que creció una Santa Rita violeta-fucsia desde mi cintura hasta mi hombro derecho.
Me visto. Me abrigo, pero ya no tanto porque ya no lo tolero. Llega un punto en el invierno en que ya no puedo abrigarme tanto. Es como si con mi desnudez, llamara al calorcito.
Igual me pongo las orejeras, porque las orejas se me enfrían mucho y salen de dentro de ellas cubitos de hielo con alas que se llevan volando mis buenos pensamientos. Por eso, con ellas los detengo dentro. Y los acuno. Para pensar bien. Para pensar lindo. Para pensar floreado.
Voy hacia el trabajo.
Hay sol y eso ya me hace sonreír. Pienso que la semana ya está perdida. Que me quedan a penas unas horitas de responsabilidad y que al volver a casa, sentada en mi almohadón gigante frente a mi estufa y con Oliverio entre las piernas, voy a poder intentar leer nuevamente ese cuento. Ese que no entiendo pero que me gusta. Ese en el que exclusivamente, puedo leer corazones.

28/7/09

23/7/09

Se viene, se viene, se viene…

Fiesta en movimiento
Estoy organizando una fiesta arriba de un colectivo.
Sería algo más o menos así:
Nos encontramos en Cabildo y Pico (casi puente Saavedra), nos tomamos un bondi que vaya todo por Cabildo (152 o 68), cada uno lleva su latita o porrón en la mano, pasamos música con un MP3 y nos bajamos en Cabildo y Santos Dumont.
No podemos ser muchos más que 30. Tampoco podemos hacer un recorrido mucho más largo, por si el chofer ya no nos aguanta.
Es simple, es sencilla y es cortita.
Mucha buena energía concentrada en unos 25 minutos de viaje.
¡¡¡Ya está abierta la lista de reservas!!!

Se viene cercana a la primavera…

22/7/09

A pesar del frío polar, siento

El sólo hecho de que cierta gente esté en el mundo, a mi ya me alcanza para ser feliz.
Me amen o no me amen, piensen o no piensen en mí.
A mí me basta con que existan. Con que tengan la posibilidad de ser.
Que estén ahí, en alguna parte. Siendo, haciendo, sintiendo.
Es maravilloso tener conciencia de que el mundo puede estar repleto de tanta gente que vale la pena.

Si, amanecí optimista y amorosa.

21/7/09

Me vino repentinamente el siguiente recuerdo

Día de invierno del año 2000.
Apagón en mi cuadra por falla de Edenor.
Mi amiga R y yo, mientras esperábamos a su novio de turno, hacíamos fogón frente a la estufa de gas.
Surgió el siguiente diálogo:
Yo: Te acordás cuando yo era Fabi Cantilo???
R: Si claro! Y cantabas como loca y bailabas sin parar mientras tu público te aclamaba!!!
Yo: Si, si. Y al mismo tiempo, Mollo saltaba en el living de casa…

(Teníamos algunos problemitas, no?)

20/7/09

El horno no está para bollos

Tengo más de treinta, hace más de tres que vivo sola, hace muchísimo más que sé cocinar. Leo y escribo desde primer grado sin dificultad. No sé que coeficiente intelectual tenga, pero no me ha ido tan mal en la vida cuando de pensar o razonar se trata. Sin embargo, no puedo terminar de comprender porque es que me cuesta tanto, pero tanto, leer los dibujitos de las perillas de la cocina de gas para saber cuál le corresponde a cada hornalla. Es inevitable, aunque insista con el tema, no me lo puedo grabar en la cabeza de memoria. Tardo inevitablemente unos 8 segundos como mínimo en razonar cómo encender una hornalla cada vez que necesito usarlas.

17/7/09

Mirame, mirame, mirame...

Tu mirada es subterránea
Es sensorial.
A veces es obvia, prescindible.
Tu mirada es vasta, es sonriente.
Es ebria y exhorta.
Otras veces es china.
Es negra y profunda.
Es sencilla, es amorosa y querible.
Es en definitiva un lugar común.
No me importa, es donde quiero estar.

13/7/09

Holly Golightly

No me esperaba esto. No que sea tan aburrido. Una cosa es vivir sola, cuando no querés ordenar, simplemente no moves nada de su lugar, si no querés lavar, no cocinas. Punto.
No es lo mismo cuando ya somos más en la casa. Yo, novio, perro, gato.
No quiero que parezca que salí de un raviol, aunque en casa casi todo lo hacía mamá, yo solía ayudar bastante. Pero cuando la cosa es tu responsabilidad, cambia.
La rutina diaria es levantarse, ducharse, hacer cama, guardar ropa, ir a trabajar, viaje en subte, cocinar, lavar. Levantarse, ducharse, hacer cama, guardar ropa, ir a trabajar, viaje en subte, cocinar, lavar. Levantarse, ducharse, hacer cama, guardar ropa, ir a trabajar, viaje en subte, cocinar, lavar. ¿¿¿Parece un embole??? Bueno, es un embole. Por supuesto que siempre hay otras cosas que disfrutas y con las que te divertís. Pero las tareas rutinarias son indefectiblemente fastidiosas. Está mal usado el término ama de casa. El ama de casa debería sólo dar órdenes, por eso es AMA, como los amos del universo… Ama: señora, dueña, patrona, poseedora, etc. Sin que esto parezca deprimente, a esta altura ya sabemos que lo del castillo con arañas de cristal y cortinas de terciopelo, no existe. El hada madrina que te soluciona todo con un pestañeo, menos. Yo creía igualmente en ese sueño (por algo trato de dedicarme a la literatura). Creía que el mundo real tenía más magia, que era más maravilloso.
Pero no, por eso todas las mañana, me delineo los ojos, me recojo el pelo, me pongo el vestido con el que mejor me siento y me voy a desayunar con un café en vaso descartable y unas medialunas en bolsita de papel, mirando la vidriera de Tiffany´s.


7/7/09

El que toca toca, la suerte es loca



En la oficina comemos palitos de la selva y tenemos la premisa de que el animal que te toca en el envoltorio, es el que se te parece. Es pa´ no aburrirse tanto no más. Hay que sacar uno de la bolsa pero sin mirar y el que toca, toca. Hoy me tocó uno que se llama CACHARODÓN. Es la primera vez que lo escucho nombrar, pero en el dibujo se parece bastante a un tipo de tiburón. Dice que tiene mala vista pero muy buen olfato. No está tan errado entonces. Porque aviso que soy miope, pero puedo oler los aromas y en especial, los malos olores a muchísima distancia.
Por eso mi percepción para con quiénes andan en chanchullos…


*
Pregunta:
¿Por qué se llama palito de la selva y trae también animales de los que no viven en la selva?
Deberían llamarse Palitos de la Fauna.

3/7/09

Cosa e mandinga, che!

Ayer llegué de trabajar en el horario en que ya me tenía que poner a cocinar. Mi chico daba clases hasta tarde, por lo tanto no lo esperaba para antes de las 11. Preparé un pedazo de carne para el horno y lo llené de papas y verduras cortaditas por alrededor y por encima. Después le puse papel metalizado y la metí en el horno a fuego mediano. Como me pelee con la perra porque se me comió mi gancho negro del pelo, la cerré en el patio y me fui a fumar un pucho y a charlar un rato a lo de mi hermana que vive en la puerta de al lado. Obviamente que el rato se me hizo como de 45 minutos y yo ni mosqueada. Me salvó que mi cuñado llegó en ese momento y reaccioné que estaba ahí hace tanto tiempo. Volví corriendo a casa. Abrí la puerta y había un poquito de humo (un poquito no más). Entré en la cocina y el susto que me llevé: alguien había apagado el horno y lo había dejado abierto y se había llevado a la perra, dejando la reja del patio abierta también. Que espanto!!! Primero parecía que había pasado un fantasma por mi casa, después creí que un extraño había ingresado (hubiera sido casi una bendición que me roben a la perra). Inmediatamente razoné que el que habría llegado seguramente había sido mi chico y se había llevado a la perra a la calle. Inmediatamente escuché además, las llaves y fui para la puerta. Inmediatamente también, me comí un flor de reto de parte de él, porque me dijo que cuando entró y vio humo y no me vio, se asustó mucho, mucho. La perra con su emoción y con su cola (que tiene vida propia), cuando él le abrió, tiró al piso un espejo cuadrado que yo tenía para pintar. Lo rompió. Eso enojó más a F que se fue hacia la calle a dejarlo para que el camión de la basura se lo lleve. Mi susto se transformó en puchero con el regaño de F y con su ceño fruncido. Y tuve un extraño pensamiento:
Hay que temerles a los vivos antes que a los muertos.
Lo supe siempre, pero anoche, finalmente lo comprobé.

29/6/09

Fisgoneos en el barrio

El hombre con el temporal en su cabeza, transita por la avenida Cabildo sin pensar que de aquella melena probablemente salgan volando tres bandadas de pájaros de diferentes colores y tamaños.
El perro-hombre que camina con sus extremidades traseras, porque perdió las de adelante, tiene una dálmata con manchas marrones que es su fan. Lo imita y sale a pasear con correa y en dos patas también.
La señora que le habla a los gatos del vivero clandestino mientras lanza por entre el alambre tejido unas migajas de quién sabe qué.
El soleado colegio devenido en templo hare krishna en el que funciona un salón comedor vegetariano que atiende de 8 a 20.
No sé si es la noche, acaso sea el frío, pero el barrio se pone por lo menos extraño en algunos momentos.

26/6/09

Nitidez

Tengo mis anteojos nuevos y con ellos logro salir de la infame miopía.
Me refugio en ellos para ver las cosas más claras.

Ojo ustedes ahora,
porque veo las cosas MÁS CLARAS.

25/6/09

Registros que me conducen

Tengo cuadernos, miles de cuadernos. Libretas, libretitas, anotadores. Lisos, a rayas, cuadriculados. Algunos son hermosos otros simplemente son publicitarios, con productos en sus tapas. Siempre llevo alguno chiquito en la cartera para escribir al pasar. En ellos anoto millones de cosas. Poesía; frases sueltas; cuentos; ideas; recetas; turnos para médicos; apuntes de diversos cursos; características de departamentos en venta o en alquiler a donde me gusta llamar por si encuentro alguna oportunidad o para tenerlo en cuento por si tenga que mudarme o tan sólo, porque me gusta mucho el edificio y quiero imaginar como sería vivir ahí (cuanto sería); números de teléfonos; en fin, infinitas cosas. Esto ayuda a mi memoria y a mis inspiraciones momentáneas para poder seguir en otro momento. Son parte de mi historial, mi bagaje.
Tengo un pequeño problema con esto, no sé clasificarlos. No tengo uno en el que anoto ciertos temas y otro en el que apunto otros, no. Está todo mezclado, cada una de estas cosas puede estar en cualquiera sin relación alguna.
Anoche me puse a buscar unos cuentos que había escrito en uno en particular y encontré esto:

Motivo de compra:
1) Necesidad
2) Inversión
3) Especulación
4) Imitación
5) Egolatría

Me pregunto cuándo fue que escribí eso, de dónde lo saqué y muy especialmente, para qué me puede servir a mí. Nunca en mi vida hice ningún curso comercial ni de mercadeo o algo por el estilo (se darán cuenta que los número no son lo mío).
Entonces, ¿Qué cornos hace esto escrito en uno de mis cuadernos?
Un misterio.

Espejo

Miro
Veo
Sonrío
Río
Hago gestos
Me fumo un pucho bien largo, de los míos, de esos de los que a Viole no le gustan (perdón Viole)
Me desperezo con ganas
Me sacudo el pelo
Y otra vez río

24/6/09

Que cara, que gesto

Por los pasillos, en la calle, en el subte.
Cara de que se está por largar a llorar en cualquier momento y tal vez está pensando en que carajo cocinar esta noche.
Cara de que el frío está anulando el más mínimo y posible pensamiento y las estalactitas cerebrales impiden la sinapsis.
Cara de que está pensando con tanta bronca en su trabajo que hasta se la mueven los labios dejando escapar algún insulto en voz alta.
Cara de mono o de pájaro carpintero, no por lo que piensa, sino porque la fisonomía humana es tan variada que la calle es un verdadero zoológico de animales sueltos.
Cara de carcajada, por lo que está escuchando en la radio o seguramente por estar recordando aquella frase que ocurrentemente le dijo su amigo.
Caras, caras y caras.
Rostros que nos dicen algo, que transmiten lo que les está pasando por la cabeza o por el estómago.
Tarjetas de presentación que no siempre dicen todo lo que abarcan y que a veces, les damos un rol bastante más imprescindible del que deberían tener.
Deberían ser transparentes, con letras y números, con dibujos y colores; para poder saber realmente quién es la persona que tenemos adelante.
Aunque muchas veces, es mucho más maravilloso, descubrirlo con el tiempo.

19/6/09

Que la crisis la paguen los capitalistas (P.O)

La crisis económica mundial, llegó a la salud.
Todo el mundo se siente mal, con dolores de cabeza y de garganta, dolores musculares.

El tema del dengue, la gripe A, las alergias...
Estamos en crisis salubre.


Por lo menos así lo veo yo.

333

Hoy me enteré que soy miope, me lo dijo mi oftalmóloga.
Evidentemente no heredé el 333 de mi papá.
Es muy rara la palabra miope. Es muy raro saberse miope.
Voy a intentar superarlo.
(Me sería mucho más fácil superarlo si encontrara el marco para los anteojos que estoy buscando hace rato).

El pretérito perfecto de mi condicional

Entre hiciera e hiciese
siempre elijo el hiciera,
aunque la gente suele usar más el hiciese.
Entre pensara y pensase,
al pensara me gusta recurrir,
a pesar de que pensase se piensa más.
Entre amara y amase, no creo en el amaría porque
como soy incondicional: sólo AMO.
En 1° persona y en presente siempre.
Todo el tiempo.

17/6/09

Entrada N°150.- Esperando el veranito de San Juan

Me acabo de desasnar de que el "veranito de San Juan", no se le dice así por la Provincia de San Juan (algún cambio meteorológico relacionado con su clima o algo así), sino porque el fenómeno climático por el cual en el medio del invierno solemos disfrutar de unos días de pleno calor primaveral, cae cercano a la fecha en que se celebra el día de San Juan Bautista

Asi que ahora, ¡¡¡todos a rezar para que llegue pronto y dure mucho!!!

Tu blog - Mi blog: Nuetro blog

Un blog Mamuska.
Eso es lo que deberíamos tener.

Día laboral no laborable

Ayer, por esas gratas sorpresas que da el destino, me avisaron que no vaya a trabajar, que había un problema de agua en el edificio. No necesito contarles mi enorme alegría al escuchar semejante noticia. Lo primero que pensé es: como me gusta tener un día libre, en los días en que el mundo sigue funcionando. No es lo mismo un feriado (aunque los vivo con gozo absoluto). Los feriados están buenos para descansar, para ver amigos; son una especie de extensión de los fines de semana. Pero los días laborales en los que remotamente nos toca no trabajar, son diferentes. Se puede hacer cosas con el mundo en marcha, con los comercios abiertos, con los lugares atendiendo al público, etc. Esas cosas que hace la gente que no trabaja o que puede hacer uso de sus horarios más allá de sus ocupaciones. Yo no soy de esas personas. Por suerte o por desgracia, trabajo y mucho. Y no suelo poder manejar mis horarios a gusto propio. Al contrario, los horarios me suelen manejar a mí.
Bueno, todo esto era para contar que además de las muchas cosas que aproveché para hacer ayer, la mejor fue la de irme a almorzar por Palermo con mi amiga R. Fuimos a una casa muy linda donde tenés que tocar una campana para que te abran. La manejan una pareja constituida por una joven mexicano y una muchacha pelirroja argentina. Creemos que ella viajó un verano a México de mochilera, lo conoció, se enamoraron y él decidió venirse a vivir acá a pesar del disgusto de su familia, de la cual no va a heredar nada, salvo alguna vajilla antigua que el se trajo y que usa en el restaurant. Además tiene una rulada y simpática perrita que se llama Frida y que no paró de venir a mis pies a pedirme que le dé de comer mis sobras.
Comimos muy rico y tomemos vino tinto con soda. Todo esto es especialmente para contarles que cuando tomo vino con soda, me gusta ponerle hielo. Por lo tanto, le pedí a nuestro amigo mexicano si por favor me podía traer. Amablemente me trajo una hielera metálica con un hielo un poco particular. En lugar de los tradicionales cubitos eran, en apariencia, pedacitos irregulares formados por esquirlas de hielo pegoteadas. Expuse a mi amiga en ese momento que para mí el hielo había sido raspado de la pared del fondo del freezer. Como el hielo me encanta (debo confesar que tengo un vicio demasiado arraigado con el mismo y que no puedo dejar de comerlo cuando lo tengo en un vaso), me da lo mismo su forma. Lo eché en el vino y además, me comí un cachito solo. Y ahí fue cuando me di cuenta de que esos hielos eran salados. ¿Es posible? ¿Tendrá esto relación con mi teoría del refrigerador? Creo que tal vez, habían guardado en él pescado y el hielo pegado en las paredes absorbió el sabor. Lejos de esto causarme asco me produjo una profunda carcajada. Igualmente, mi última conclusión fue:
Están hechos con agua de mar.
¿Podrá ser que me hayan dado hielo hecho con agua de mar?
Suena inverosímil, pero es la versión más poética que se me ocurrió.

11/6/09

10/6/09

Preguntas que nos hacemos las chicas superpoderosas cuando vamos a recitales

¿Cuáles son las dudas y las certezas a la hora de asistir a un recital de rock?
Y bien:
*¿Es correcto ponerse remera de la banda por la que estamos concurriendo a dicho recital?
*La remera:
¿Puede ser nueva?
¿Debe ser de la banda que toca pero usada y que se note bien que es vieja?
¿Vale ponerse una gastada de otra banda?
¿Se puede comprar una en la puerta?
*¿Hay que hacer la tarea como mi amiga C y escuchar el último disco de la banda toda la semana anterior para aprenderse todas las letras?

No sé, no sé. Para algunas tengo respuesta y para otras no.
Por lo pronto, sigo siendo partidaria de que ir a un recital de alguna banda que nos guste mucho, sigue siendo uno de los mejores programas para hacer. Con o sin remera.

9/6/09

La vida explota

Las formas se transforman abruptamente. Nunca sabés cuando va a pasar.
La niña V ya me alcanzó en altura y si no me superó intelectualmente, lo hará en cualquier momento. El gringo del altiplano mira con sus enormes ojos celestes y sonríe al por mayor. Rulos, con sus 730 días al día, no para de pensar como cambiar el mundo. Hay cosas que están floreciendo. Otras, se acaban. Es el yin y el yan. La ley de la naturaleza. La vida que pasa y se acelera y no avisa ni pide permiso. Las cosas pasan igual que la vida. Y hay que atraparlas, exprimirlas, saborearlas, disfrutarlas. No perder el tiempo. No olvidárselo en alguna esquina. Estar atentos para el deleite, para el placer, para la alegría. La eterna alegría de regocijarse con todo. Con cada momento y cada situación. Estrujarlos sacando el mayor de los provechos. Pero sin alterarse, sin permitir que los nervios o el acelere, descarrilen nuestro camino. Nuestro horizonte. Pensar que en esa abrupta transformación viene la evolución, la diferencia, la sorpresa.
Y sin mayores alteraciones, dejar por un momento, que el viento te despeine el flequillo.

5/6/09

Propaganda Oficial

Dormevú
El grandioso Mex en su laboratorio de ideas.
Bizarras, divertidas y delirantes como siempre, con mucha música.
Me gusta verlo a veces antes de dormirme.
Todo, por la televisión pública.

Por qué el Beso de Woody

Hace unos días un amigo me preguntó: ¿Por qué El beso de Woody?
En la primera de mis entradas, unas 150 atrás aprox., puse sólo una foto de él. Con eso bastaba. Woody todo lo representa a través de algunas de sus históricos retratos. Lo ves y ya sabés lo que te está diciendo.
Igualmente, como comentario de aquella entrada puse que su talento, su ingenio, su humor, su originalidad, su sutileza y su ironía son pura inspiración para mí.

Él nos besa cada vez que nos entrega una nueva película, porque nos produce una inmediata sonrisa. Nos sorprende, igual que los besos. Que los besos bien dados y bien recibidos.
Mi catarsis, mis amigos, mis estados de ánimo y humores, mi familia, mis pensamientos, mis desconocidos; todos son protagonistas y pasan por acá de una u otra forma. Así es como Woody también crece. Y se va transformando, va mutando cada día en algo diferente, en lo que realmente es: un paseo por las nubes.
El beso de Woody es la constante sensación de estar flotando, mientras pisamos bien fuerte.

29/5/09

Amanecer ficticiamente glamoroso


Hoy me desperté cantando Diamonds are a girls best friend.
Pero al levantarme, muy dormida además, me di cuenta de que ni era Marilyn Monroe ni mi vida tenía el glamour que ella tiene en sus películas.
Uds. bien saben que alguna vez yo fui su reencarnación, pero lejos está de mí, esa vida que solíamos vivir.
Y bueno, lo dejamos para la próxima…

28/5/09

Violencia matinal contenida

La señorita del altovoz del subte repite:
Informamos que la línea D se encuentra momentáneamente interrumpida. Disculpe las molestias ocasionadas.
A los 17 segundos repite:
Informamos que la línea D se encuentra momentáneamente interrumpida. Disculpe las molestias ocasionadas.
A los 17 segundos más repite:
Informamos que la línea D se encuentra momentáneamente interrumpida. Disculpe las molestias ocasionadas.
A los 17 segundos una vez más y así sucesivamente.
Si hubiera tenido un palo largo a mano, juro que hubiera roto el parlante a golpes.
(Aviso que lo estuve buscando con la mirada y todo)

Además, ¿Para que me pide disculpas si a los de Metrovías le da exactamente lo mismo si yo estoy molesta o no?

Al borde del surmenage

¿Cómo se hace para saber cuál es el límite?
¿Hasta que punto vale la pena resistir para lograr ciertas cosas?
No lo sé. Por lo pronto yo estoy por enloquecer. Igualmente, considero que tengo un gran espíritu. A pesar de todo, lo cuento con risa y me la sigo bancando.
Seguramente no será para tanto al lado de otras muchas cosas, pero que hay que remarla, hay que remarla.

21/5/09

Ante mis ojos y no lo veo

Estos son los marcos que quiero para mis anteojos y no los encuentro (no los encuentro a un precio razonable, por supuesto).

19/5/09

Walmart

No ahorres en Coca-Cola, aunque sea un vicio, es el mejor invento del hombre.
No ahorres en puchos, no hay nada mejor que uno después de la cena.
No ahorres en quedarte en la cama hasta las dos de la tarde un domingo, aunque tu mamá te llame y te pregunte ¿Dormís?
No ahorres en caipiroskas cuando están acompañadas de una increíble noche de verano en algún lugar por lo menos a 50 kms. de la capital.
No ahorres en gastar los últimos billetes del mes en hacer un recorrido por las librerías de corrientes, buscando mesas de saldo y volviendo a casa con tres clásicos y dos novelas contemporáneas (anque algún libro de cocina).
No ahorres en el ½ kilo de helado para dos de frutilla al agua y chocolate con almendras cuando salís a pasear a la perra pasadas las doce de la noche.
No ahorres en tratar de pasarla genial aunque el mundo esté para atrás y tus relaciones se estén desmoronando.
No ahorres, viví mejor.

18/5/09

Mario Benedetti II - Otoño con varios corazones rotos

Y de un día para el otro,
la rosa azul cielo empezó a perder los pétalos,
pétalos de tinta china.
Quedaba uno.
Se sostenía con la fuerza de un tanque.
Lo sostenían miles de manos del mundo entero.
Vino un viento de otoño y lo derribó.
Un viento tan fuerte, que perforó los oídos.
Pero no tanto como para borrar la memoria.

14/5/09

Menos en kilos, me encantaría abundar en algo

Del techo del living de mi casa, cuelga un gran pez rojo que compré hace tiempo en el barrio chino. Mientras lo pagaba, le pregunté al joven chino que me atendía que significaba para ellos. Me dijo que el pez es la abundancia.
¿Abundancia de qué?
Porque yo, por ahora, en todo soy escasa.
¿Cambiará mi suerte a costa del pez rojo?
No pido mucho, tan sólo que se cumpla en alguna de las áreas de mi vida.

Térmica bajo 0

Es muy loco, pero nunca NO tengo frío en invierno.

8/5/09

¿Engaño o creatividad?

Cada día me doy más cuenta de que la vida no es ni cerca como nos la habían contado nuestros padres cuando eramos chicos.

Pensamiento de niño

Tengo zapatillas nuevas.
¡Ahora puedo correr más rápido!

7/5/09

Declaro (claro está)

No soy perfecta, pero soy lo máximo a lo que podrían acceder mucho (pero muchos, muchos).

La real realidad

Esta mañana amanecí como si un camión de Cliba me hubiera pasado por encima. No lograba abrir los ojos y ya eran más de las 11.00. La perra (sí, la perra, no mi perra; porque es la perra de mi chico que enmarañó mi casa desde que habita allí) me lamía la mano que colgaba por fuera del colchón y yo sólo atinaba a decirle a media voz: salíiii.
El sol, que pegaba en el piso de mi patio, me avisaba que estaba tarde para mi horario laboral, que ni logrando llegar en ese instante al subte y ni que este funcionara cual jet, yo iba a llegar a tiempo.
Me arrastré a la ducha y me vestí con las prendas que sobresalían del placard (para no realizar el trabajo mental de elegir).
Ya lista para salir, con la cartera colgando de mi hombro y la campera en la mano, me colgué del cuello de F y tuve mi último intento de convencerme de que eso era un sueño y que yo en realidad estaba en mi cama, tapada hasta el cuello; entonces le dije al oído entre sollozos: No quiero irme, me quedaría todo el día en la cama con vos abrazados. Y él me contestó: Yo también amor, pero…
Nos dimos un beso y partí.

5/5/09

Mario Benedetti

El cuaderno de Saramago lo dice mucho mejor de lo que yo lo diría.
Y, El Beso de Woody, lo comparte plenamente.

Tirria

Odio hacer cola en el banco, con todo mi ser.
Genera en mí mayor ofuscamineto que el subte cuando está atiborrado de gente.
Lo destesto.

30/4/09

Dengue



Y este fin de semana...
¡Cuidado con el mosquito!

27/4/09

Woody recomienda

El sábado estuve en un evento organizado por un colectivo de artistas plásticos que se llama Plantacarne.
Pasen y vean, estuvo muy bueno.

24/4/09

ch'askachaw

Llegó el viernes, día de Venus, día del lucero del alba. Día para emprender la recuperada, recobrar la voluntad e idear algo que valga la pena para el fin de semana (que valga el fin de semana).
Tengo convite de mi amigo F por su onomástico.
Mañana seguramente Montecarlo por la mañana y vernissage a la noche. El domingo, programa de Radio y algo más. Me gustaría también ir a la plaza de las Naciones Unidas a escuchar un rato de buena música.

Yo igual espero descansar. Necesito descansar. También espero tranquilidad, paz. Siempre espero paz. Y una luz que me indique el camino para enmendar ciertos inconvenientes y que ilumine por fin, todo mi universo.

23/4/09

Día del libro


Y un día, simplemente leyendo y leyendo, descubrí que estaba enamorada.
Descubrí que mi amor hacia él, había nacido y ya no moriría jamás, duraría para siempre. Eso me hizo feliz. Dibujo una sonrisa en mis labios y pintó estrellitas en la luz de mis ojos. Ese día, del cual no retengo la fecha, será eternamente recordado por mí.
Ese día ingresé al universo del Libro, mi amor indestructible.

Apetente

Creo que ayer tenía hambre.

22/4/09

Culinaria

Anoche, llegué cansada pero inspirada para la cocina.
Hice morrones asados, los pelé y los puse en un frasco con aceite de oliva en la heladera. Ideales para comer con milanesas.
También hice una
tarta de carne, espinaca, tomate y queso fresco y un souflé de 3 quesos.
Cuando terminé era tan tarde que ya se me habían ido las ganas de comer.

Hija del tomate

Ya me decidí, de todos los condimentos existentes,
el que más me gusta,
el que más me costaría olvidar si desapareciera o
el que más me faltaría si no existiera es:

KETCHUP

Montecarlo



Esquina de Ravignani y Paraguay. Típico bar de inmigrante español (por no decir gallego), recubierto de madera y con mozos con oficio. Vamos todos los sábados a desayunar (penosamente no está abierto los domingos).
Pedimos café con leche (el mío casi toda leche y un poco de café), tostadas con manteca y, como suele ser tarde y llegamos famélicos, un sándwich tostado de pan francés, lomito ahumado, queso y un poco de manteca.

Leemos el diario y disfrutamos del sol que se ve por entre las ramas de la enredadera.



Es realmente bello nuestro bar. Hermosísimo.
Me copa comenzar los fines de semana así.

14/4/09

Cuanta razón tenía Pancho Ibañez

Todo tiene que ver con todo.
Siempre, en algún momento de la vida, hasta en el momento menos esperado o pensado, algo vuelve. Alguien aparece repentinamente y sin avisar. Encontramos contacto con algo o alguien que nunca hubiéramos imaginado que íbamos a encontrar y por el lado menos esperado.
Nunca hables de alguien diciendo su nombre y apellido, nunca expreses algún sentimiento demasiado extremo sin saber bien quién esta a tu alrededor.
Todos se conocen con todos, todo vuelve a juntarse en alguna ocasión. Todo, cíclicamente.
Nada se rompe, todo se transforma. Igual así, las relaciones humanas.

Si para alguien la cita ideal es salir una noche con Carola del Bianco, ¿¿¿qué pasa cuando después de años, otro alguien tiene que hacerle una sesión de fotos???

No sé. Todo es muy confuso. No se paranoiqueen, no se perturben, pero por las dudas miren para ambos lados antes de cruzar la calle (en especial si es la Av. Pueyrredón).

13/4/09

Si hubiera sido otra II

Hubiera podida ser una groupie.
Seguir a mi cantante de rock por todos lados. Amarlo como si fuera parte de mi vida (y yo de la suya). Me hubiera encantado sacar un pasaje a cualquier lado sólo para verlo tocar en diferentes ciudades, con diferente público y desde debajo del escenario, creer que cuando sonríe y mira a la gente, me está sonriendo a mí. Hacerme rulos (alguna vez me los hice), ponerme un saco de símil leopardo que me llegue hasta la rodilla (es la cuenta pendiente de mi ropero) y meterme en cualquier antro en donde mi amado rockstar decida tocar cada noche.
Como verán, también encajo con el rock.


(Sincerémosnos, un poquito así fui)

8/4/09

Santa Semana

¡Me voy a córdoba!
El beso descansa por unos días y les desea paz y amor en sus corazones.

Chau, nos leemos al regreso.

7/4/09

Todo se compra, todo se vende

Anoche vi una publicidad por la televisión, en donde Adrián Barilari (cantante y alma mater del grupo heavy metal Rata Blanca) te vendía un tratamiento para detener la caída del cabello.

(Sí, todos boquiabiertos)

6/4/09

Si hubiera sido otra

Podría haber nacido en Sevilla, algo tengo de gitana.
Hubiera disfrutado mucho siendo cantante andaluza, con faldas largas y floreadas. Con tertulias hasta el amanecer y manzanilla luego de una borrachera.
El clima del sur de España me favorece, soy mucho más feliz con calor que con frío. Con flores de mil colores en los canteros y ventanas abiertas. Con brisa cálida y numerosos cubitos de hielo en mi vaso.
El sol combina conmigo.

1/4/09

La vida está en otra parte


Mi amigo M.K. hoy cumple 80 años. Es checo pero vive en París hace muchos años.
Sueño con ir caminando por las calles de París y verlo sentado tomando un café en un bar.
Sueño con quedarme parada en un costado cercano y mirarlo sin cesar.
Sueño con que me vea observándolo y entonces, me invite a sentarme a su mesa junto a él. Ahí, además de seguir mirándolo, trataría de tocarlo. De tomarle la mano. Le pediría que me hable, que no pare de hablarme aunque mi francés (mucho más mi checo) sea nulo. Que me hable de literatura y del clima en París. De lo que sea.
Sueño con que podría ser feliz en París.
Podría ser muy feliz si conociera a mi amigo M. K.

31/3/09

Con tonada cubana

Si tu hijo tiene tatuaje
es porque anda en pandilla.

(El show de Cristina)

27/3/09

A.C. diría: Que vida cruel (con música de fondo)

Miró por la ventana el mundo reflejado en los vidrios espejados del edificio de enfrente de su oficina.

(Tendencia platónica)

Aunque diga otoño, se lee verano

Con un aparente otoño en las venas, salí caminando hacia el subte desde mi superpoblada casita. El sol me encandiló por un rato hasta que di con la saliente de un edificio que me salvaguardó del sofocón. El fastidio matutino fue desapareciendo a medida que iban entrando nuevos pensamientos en mi cabeza.
Pensé que ya es hora de que las cosas comiencen a ordenarse y a mantenerse estables para poder empezar a disfrutar de los logros.
Pensé además, que por qué será que en la vida nunca se pueden equilibrar las partes de las que estamos hechos, funcionando correctamente todas a la vez y así, armonizando nuestro existir.
También pensé, que para ser viernes, estoy demasiado pensante.
Sin más, me subí al subte, que más que ningún otro lugar, consigue que mi cerebro deje de funcionar y logre olvidar todos los pensamientos que me hastían el día.

25/3/09

Dime con quién andas…

Viernes, Salón Canning
Sábado, Me darás mil hijos en el C. A. Fernández Fierro
Domingo, Porteño y Bailarín
Martes, bailamos unos tanguitos en el living de casa con disco de vinilo de Edmundo Rivero
¿Les parece tedioso? No.
Yo, le estoy tomando el gustito.

23/3/09

De la revista EÑE (España)

Esta revista se hace en español y se dirige a un público que piensa, habla y vive en español.


(Nunca mejor expresado el espíritu del que forma parte de algún modo (el que sea) de las letras latinoamericanas)

17/3/09

Mi lugar, tu lugar, nuestro lugar...

El lugar en el mundo podría ser en lugar de un lugar, una situación.Un sueño realizado donde uno se sienta feliz así, en esa realidad, esté en el lugar donde esté.
Por ahí es simplemente ser. Ser lo que uno quiere ser sin que nadie se meta a opinar o a querer cambiar las cosas.
Tal vez sea pasarse una tarde entera mirando capítulos viejos de la Pantera Rosa (en especial el de Psychedelic Pink, ¡me encanta!), ponerme un vestido floreado y salir de paseo por la ciudad como si fuera turista; hacer un pic–nic un sábado al atardecer en una plaza con mis amigos; terminar la novela que vengo escribiendo hace 4 años; viajar y conocer infinitos lugares pero siempre volver a casa.
Posiblemente alcance con sentir la sensación interna de saber que estas en donde tenes que estar.

16/3/09

Maison, douce maison

La casa de las palabras este fin de semana sufrió algunos cambios.
Los muebles se revolucionaron y con un poquito de bebida con alcohol dentro de sus vasos, se marearon y cambiaron de lugar. Ahora está todo en otro sitio, parece otra casa, la habitan otras personas...
Está bueno así. Es diferente.
La biblioteca se luce tantísimo más que antes y los sillones intercambiaron sus roles.
Hay un tocadisco que hace sonar viejos disco de vinilo que salpican de nostalgia la sala.
Igualmente, siguen ahí los viejos frascos con ansiosas palabras para ser usadas y la mesa ofreciendo, constante e invariablemente, todos los colores.

Galeano, porque te quiero tanto...

La utopía está en el horizonte.
Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.
¿Entonces para qué sirve la utopía?
Para eso, sirve para caminar.

10/3/09

Estamos todos de incógnito

Mi amiga R tiene un nuevo blog que está precioso.
Los invito a conocerlo: De incógnito
Es bárbaro que cada vez sea más amplio el universo de compartir los pensamisntos, la palabra

26/2/09

Receta del verdadero medio y medio según el señor de la barra del bar Nueva York cercano al puerto en la ciudad de Montevideo


En un vaso largo
Varios hielos
1 medida de caña
1 medida de Martini blanco Añadir vídeo
(y para mí que soy medio maricona) una medida de soda




(Aunque muchos digan que es mitad sidra mitad vino blanco)

La juventud está perdida (o yo estoy muy vieja)

Subte
11.45 AM
Grupo de chicas adolescentes promediando los 15 años.

A: Karen, ¡me dijeron que te comiste a un chico muy feo! (Risas)
B (la Karen en cuestión): Nooo, no era tan feo
A: ¿Te lo comiste porque no sabes decir NO?
B: Sí, me lo comí porque no se decir no, pero no era tan feo.


Al rato…
C: (con cara de descontento) Estoy hace 5 semanas sin vida social, así que no tengo nada divertido para contar…

20/2/09

Comprobado

Comer una porción de muzzarela con fainá en la barra de Kentucky, un jueves a la una de la mañana, trae pesadillas.


Igualmente, me copa mal hacer barra.


(Soñé con bichos toda la noche. Eso ¿que significa?: ¿tengo que hacer algo?, ¿tengo que jugarle a algún número (aunque nunca juego)?, ¿Me trae suerte? ¿Me va a pasar algo? O tendré que hacer desinfección en casa... por las dudas).

13/2/09

De como el mundo NO se adapta a mis gustos

Yo quiero ser consumista, pero no me dejan.

Malestar crónicamente molesto

Estoy viendo si con los puntos de mi tarjeta de débito saco una de esas jugueras metálicas para exprimir naranjas, que están buenísimas.
El único inconveniente es que tengo gastritis crónica…

9/2/09

Promo non válida


En el Hard Rock de Nueva York, si presentás la tarjeta Monedero,
¡no te hacen el descuento corrienpondiente!

5/2/09

Negros de miércoles

Parece que los miércoles, también pasan cosas buenas.
Perú con candela y color en el Tasso.
A gozar!!!

3/2/09

Es lo que hay

La vuelta al barrio, al primer amor.
Mirar sonriente y pensar que ya va a pasar, que el tiempo todo lo modifica y que la voluntad realiza quimeras.
Creer.
Creer y crear un universo nuevo. Con ganas de que todo vaya bien. Y con armonía.
No es conformarse, es apostar al cambio.
Fiarse de la buena fortuna y del deseo.
De las ganas.
Apetito de aspirar a algo mejor y suspirar por ello.
De tener la hermosa sensación de que esta vez el esfuerzo va a ser mayúsculo y que si no resulta, el destino algo tendrá que ver con ello.
Que la labor está cometida. Y con el mayor de los esfuerzos.
Y que si algún día todo esto me hace reír a carcajadas de felicidad (o en su lugar sonreír recordando) voy a saber, que por lo menos, valió la pena.

Con la frente marchita...

La pausa fue ilustre, sobresaliente. Pero mi reencuentro con la realidad, está siendo sumamente cruel.
Denme tiempo.
Permitan que mis neuronas despierten y que mi percepción se avive.
Voy a intentar no salir corriendo, desesperada, durante el proceso de adaptación.

Si veinte años no es nada, imaginen 15 días...

15/1/09

Uruguay y cuenta nueva…

Ha llegado por fin, el momento de descanso de Woody.
Nos volveremos a leer en febrero, esperando renovar la cabeza y descansar el cuerpo para un año con mucha más energía y mucha más claridad.
Con ganas de hacer, de estar y de disfrutar.
Los espero a la vuelta, los espero siempre, con todo el amor con el que trato de hacer todas las cosas.




11/1/09

Vicky Cristina Barcelona


En definitiva, ¿qué es lo que buscamos en la vida?
Un hombre con los calzoncillos adecuados.

9/1/09

Escenas de la vida cotidiana

¿Por qué será que luego de estar parada frente a la góndola de los dentífricos durante aproximadamente 9 minutos, tratando de decidirme por la marca y/o sabor indicado, me terminé llevando una que ya había probado y que no me había gustado?
Creo que el estrés que la variedad provocó en mi cabeza, impidió llevar a cabo mi sencilla tarea.

P.D: Recomiendo nunca comprar Kolynos blanqueadora con esencia de limón.

8/1/09

Llamado a la solidaridad

Se necesita con suma urgencia dadores de ideas para habitar la cabeza del beso de Woody, que al no haberse tomado las vacaciones pertinentes todavía, se encuentra totalmente vacía y con retardo en su proceso de sinapsis.
Desde ya, muchas gracias.