23/4/09

Día del libro


Y un día, simplemente leyendo y leyendo, descubrí que estaba enamorada.
Descubrí que mi amor hacia él, había nacido y ya no moriría jamás, duraría para siempre. Eso me hizo feliz. Dibujo una sonrisa en mis labios y pintó estrellitas en la luz de mis ojos. Ese día, del cual no retengo la fecha, será eternamente recordado por mí.
Ese día ingresé al universo del Libro, mi amor indestructible.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Si el amor durara tanto como un libro, que se amarillenta con los años, pero nunca pierde su esencia (al contrario, la mejora) todos estaríamos menos solos...

Juli dijo...

El mejor compañero del hombre no es el perro!

Luismi dijo...

De esto estoy seguro, el hombre no era yo.