22/4/09

Montecarlo



Esquina de Ravignani y Paraguay. Típico bar de inmigrante español (por no decir gallego), recubierto de madera y con mozos con oficio. Vamos todos los sábados a desayunar (penosamente no está abierto los domingos).
Pedimos café con leche (el mío casi toda leche y un poco de café), tostadas con manteca y, como suele ser tarde y llegamos famélicos, un sándwich tostado de pan francés, lomito ahumado, queso y un poco de manteca.

Leemos el diario y disfrutamos del sol que se ve por entre las ramas de la enredadera.



Es realmente bello nuestro bar. Hermosísimo.
Me copa comenzar los fines de semana así.

1 comentario:

Luismi dijo...

Algún día me paso por ahí y tomamo un feca!