28/5/09

Al borde del surmenage

¿Cómo se hace para saber cuál es el límite?
¿Hasta que punto vale la pena resistir para lograr ciertas cosas?
No lo sé. Por lo pronto yo estoy por enloquecer. Igualmente, considero que tengo un gran espíritu. A pesar de todo, lo cuento con risa y me la sigo bancando.
Seguramente no será para tanto al lado de otras muchas cosas, pero que hay que remarla, hay que remarla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es como Sisifo, empujar la piedra y dejarla caer...

Luismi dijo...

Solsticio de mi vida, si la vida te sonrie, si todo para vos es color y fantasía, si cuando la lluvia te sorprende en la calle sin paragua vos jugas con las gotas y pensas que son amigas que te hacen cosquillas, si a tu alrederor, sobreabunda lo bueno, lo hermoso (salvo en San Isidro), lo mágico, lo fantástico, y encima te quejas!! me enojo!!