31/7/09

Primavera te estoy llamando, ¿No me oís?

Me levanto con apetito. Tomo café con leche con pan y manteca. Levanto los pies hasta el asiento de la banqueta y me apoyo contra la pared. Pienso que ya le dimos tiempo. Que se quedó demasiado y que su turno debería concluir. La oportunidad se la dimos y bastante la aprovechó. Ahora ya está. Suficiente frío tuvimos. Ya es hora de que el invierno hiberne. Que se esconda y que no vuelva hasta dentro de varios, varios meses.
Me voy a bañar. Canto fuerte en la ducha e intento regar las fresias que viven en mi garganta.
Me armo un cigarrillo con los pétalos de una margarita y sólo fumo las pitadas de los me quiere mucho…
Oliverio, mi gato, me mira y me hace muecas con sus bigotes.
Intento descifrar un cuento escrito en otro idioma y sólo puedo leer corazones. Corazones en cuantiosas tonalidades. Debe ser en francés, porque el francés es romántico y tiene brisa del Mediterráneo y forma de corazón.
Miro mi espalda desnuda en el espejo y noto que creció una Santa Rita violeta-fucsia desde mi cintura hasta mi hombro derecho.
Me visto. Me abrigo, pero ya no tanto porque ya no lo tolero. Llega un punto en el invierno en que ya no puedo abrigarme tanto. Es como si con mi desnudez, llamara al calorcito.
Igual me pongo las orejeras, porque las orejas se me enfrían mucho y salen de dentro de ellas cubitos de hielo con alas que se llevan volando mis buenos pensamientos. Por eso, con ellas los detengo dentro. Y los acuno. Para pensar bien. Para pensar lindo. Para pensar floreado.
Voy hacia el trabajo.
Hay sol y eso ya me hace sonreír. Pienso que la semana ya está perdida. Que me quedan a penas unas horitas de responsabilidad y que al volver a casa, sentada en mi almohadón gigante frente a mi estufa y con Oliverio entre las piernas, voy a poder intentar leer nuevamente ese cuento. Ese que no entiendo pero que me gusta. Ese en el que exclusivamente, puedo leer corazones.

4 comentarios:

Cristian dijo...

Sí, vos sí me hacés reir Woody, en especial en Annie Hall.
Voy a revolear mis párpados alrededor de este blog.

Caro dijo...

Yo también tengo un gato que me hace muecas y mucha companía.

El Beso de Woody dijo...

No me oísssssssssssssss???????

Mary Fish dijo...

Pensar lindo: me gusta.