31/8/09

Se oyó a un mortal preguntar de qué color debería ser la vida

Seguramente debería ser amarilla-anaranjada, respondió alguien mientras lo miraba fijo a los ojos. Amarilla-anaranjada como cuando el sol comienza a desperezarse por la mañana y rellena cada hueco oscuro con luz y estira sus brazos-rayos hasta tocar cada semilla que despierta y el calor se apoya sobre los hombros de cada chica en musculosa que sonríe y en las manos de cada chico que intenta tomar con ellas un poco más de vida y de música.
Probablemente debería ser roja, dijo un hombre que pasaba por allí. Rojo como en el mismísimo instante en el que una nena vestida de margaritas abre su boca para morder un bocado de esa manzana que está hecha de palabras nuevas y de letras que se leen de atrás para adelante y de adelante para atrás con la misma ilusión con la que se mira un rojo atardecer.
Innegablemente debería ser color azul, exclamó la señora del sombrero con plumas. Azul como los sueños que sueñan formas grandes, tan grandes como la extensión del cielo. Sueños azules como la frazada Pallete repleta de agujeritos con la que me cubría en las noches de primavera mientras miraba y contaba las estrellas.
Factiblemente debería ser violeta, aseguró Don esquina. Si, si, violeta con mucho rojo y mucho azul bien mezclados. Violeta como el jopo enrulado que cae sobre el ojo izquierdo de mi doña cuando con media sonrisa mira sus pies para empezar a bailar un vals conmigo en el club del barrio.

En aquel momento interrumpí y dije: simplemente yo creo que la vida debería ser multicolor. Multicolor como el arco iris que se forma con el sol apenas se acaba la lluvia. Coloreada como las estrellitas que se encienden en navidad y que anuncian un cambio. Variopinta como el mapamundi que te enseña que allá afuera hay un mundo, un mundo colmado de colores. De flores de colores, de calles de colores. De paredes, ventanas, sillas, guitarras, fotos, canciones, almohadas, ideas, juegos, todo de millones de colores. Entonces, si me permiten elegir lo voy a hacer. Prefiero el multicolor.
ELIJO UNA VIDA MULTICOLOR.


Chau, me voy a vivirla.

6 comentarios:

Mary Fish dijo...

A mi me gustaría que fuera VERDE, con aroma a pasto recién cortado.

Anónimo dijo...

Las cosas son blanca o negras. Ningún gris ni punto intermedio.
Me gustan lo extremos.

Ariel dijo...

Bien por este comienzo de semana, esa es la Woody multicolor que queremos.

madamelulu dijo...

uy este blog está bueno!

madamelulu dijo...

puedo usar tu blog para musicalizar mi escritorio?

El Beso de Woody dijo...

A mi también me gusta el aroma a pasto recién cortado Mary Fish!!!

Anónimo, una vez una amiga me dijo que entre el blanco y el negro sí hay algo. Una paleta inmensa de colores para elegir.

Gracias Ari!!!

Madame Lulú, mi musicalización es toda suya!!!